Carta abierta a Johan Bonny, un obispo enojado

(Traducción del neerlandés)

23-03-2021

Monseñor

En un artículo de opinión en De Standaard  y en declaraciones a la Radio y Televisión Flamenca (VRT), usted se enfadó con sus propios líderes de la Iglesia, por tomar posiciones sobre la homosexualidad que “ni siquiera alcanzan el nivel del tercer año de secundaria”. Además, no tendrían “base científica”, así como “matices teológicos” y “esmero ético”.   También usted disputa un pasaje que dice que “en el plan de Dios, no hay parecido o incluso una posible analogía entre el matrimonio heterosexual y el matrimonio entre personas del mismo sexo”.   

Su discurso está respaldado por el argumento de que conoce a parejas del mismo sexo, incluso con niños, que “forman una familia afectuosa y estable y participan activamente en la vida parroquial”. Al parecer, algunos de ellos – con su permiso – están activos a tiempo completo como colaboradores eclesiásticos.  

Usted tiene todo el derecho, por supuesto, a expresar su opinión, pero uno esperaría de un dignatario de la Iglesia Católica al menos un alto grado de lealtad cautelosa a su liderazgo.  Si, en algunos casos, usted no está de acuerdo con ella, usted puede discutirlo respetuosamente con ellos. Pero si, por el contrario, usted utiliza la prensa para resaltar su imagen y opiniones “progresistas”,   entonces usted se reduce al nivel populista de aquellos que quieren llevar a cabo un juicio en los medios de comunicación en lugar de en los tribunales. Si tal cosa era deseable, entonces en un contexto democrático, las personas con una visión diferente sobre este asunto también deberían tener voz y voto.   

Por supuesto, usted se siente apoyado por la llamada “iglesia básica” vanguardista y modernista con la que se siente más conectado que con su dirección de la Iglesia. Pero también debe ser consciente de que en nuestra provincia eclesiástica belga todavía hay personas que NO comparten su opinión. Desafortunadamente, no tienen la misma oportunidad de ser considerados en los medios de comunicación, porque sus opiniones suelen ser rechazadas de antemano o ignoradas descaradamente. Después de todo, no es consistente con el espíritu de la época y con la corrección política de la que usted se ha convertido en un protagonista alabado.   

En primer lugar, usted utiliza un discurso cuestionable, sugiriendo que siempre hubo opiniones diferentes sobre este tema en la Iglesia Católica. Usted puede tratar de demostrar lo contrario, pero las posiciones oficiales sobre este tema del magisterio católico siempre han permanecido sin cambios.  Se basa en esto en la Biblia (Génesis 1:26-28, Génesis 19:1-29, Levítico 18:22-25, Levítico 20:13, Romanos 1:24-27, 1 Corintios 6:9-10, 1 Timoteo 1:10 y Judas 1:7), así como sobre la tradición y partes de la ley natural. (Fuente:   https://nl.wikipedia.org/wiki/Christendom_en_homoseksualiteit).

Además, la educación eclesiástica y el sentido común nos enseñan que los niños deben tener derecho a una madre y  un padre casados.  El hecho de que, en la práctica, no siempre sea posible, no significa que esto no deba perseguirse. ¿Cuántos niños a los que se les preguntaría al respecto declararían espontáneamente que preferirían tener 2 madres o 2 papás?? (¿O tal vez 2+1?). ¿Cuántos padres afirmarían, con las manos en el corazón (es decir sin adoctrinamiento modernista) que no les importa si su futuro hijo era homosexual?  ¿O cree usted que estas preguntas son “incorrectas” y se pueden hacer como máximo hasta el segundo año de secundaria?

Usted toma una actitud unilateral hacia la homosexualidad, en la que se supone que este fenómeno está supuestamente científicamente enmarcado.  Sin embargo, más bien parece que este marco es derivado de una ideología utilitaria. Hasta ahora, la llamada ciencia ni siquiera nos da una explicación causal generalmente aceptada para la homosexualidad. Según la Iglesia, los actos homosexuales están “inherentemente desordenados”.  Esta declaración se basa en el derecho natural, un conjunto de principios que se refieren a la naturaleza humana. La base de esto es nuestra responsabilidad con la vida humana. Ésta debe transmitirse en condiciones óptimas. No hay resultados científicos que demuestren que la homosexualidad podría desempeñar un papel positivo en esta área. Por el contrario, los resultados médicos mundiales indican una relación directa entre altas tasas de ETS y relaciones homosexuales masculinas. En varias otras áreas, como la psiquiatría, también hay un fuerte aumento en situaciones problemáticas en relaciones o sentimientos no heterosexuales.   Negar estos hechos no ayuda en absoluto a las personas que se enfrentan a esto.

Cuando usted habla de “pecado”, usa un razonamiento muy cuestionable, que suena cualquier cosa menos “católico”. No es una categoría difícil de definir en absoluto, como usted afirma. Es sólo “cualquier cosa que vaya en contra de la voluntad de Dios”. El cristianismo nos enseña que es la voluntad de Dios que asumamos  nuestra responsabilidad de transmitir la vida a nuestra descendencia en condiciones óptimas. Si aceptamos la Biblia como la palabra revelada de Dios, entonces sabemos que nos muestra el camino correcto para una vida sexual responsable. Si, por el contrario, consideramos la Biblia como narrativas religiosas obsoletas (como nos dice el pensamiento modernista), entonces esta orientación segura se pierde y entramos en caminos seculares, que conducen en direcciones muy diferentes. Parece que usted está a favor de tal diversidad y que tiene más confianza en la arbitrariedad cambiante de la modernidad que en la palabra de Dios inquebrantable y promotora de la vida. También parece que esta actitud encaja perfectamente con el “matiz teológico” que usted está persiguiendo.  

Es sorprendente lo mucho que se utiliza en la llamada sociedad iluminada y científica argumentos emocionales. Entre otras cosas, se habla mucho del “amor”. Combinado con la “misericordia” religiosa, casi todo puede justificarse y ser presentado como “positivo”. Cualquiera que todavía se atreva a plantear objeciones es denunciado como sin corazón y “no de nuestro tiempo de prosperidad celestial” (caracterizado por un aumento constante de los trastornos psicológicos).

En primer lugar, sería muy deseable definir lo que se entiende por “amor”. Si una pareja quiere casarse, no es necesariamente porque tengan mucho “amor”.  El grado de amor que puede o no tener saldrá a la luz sólo después de las primeras situaciones problemáticas. En primer lugar, hay matrimonios porque responden a una necesidad existencial fundamental, derivada de la atracción sexual natural. Este es también el caso de las relaciones entre personas del mismo sexo y el “amor” es por lo tanto un argumento emocional barato, si uno lo utiliza para justificar estas últimas. Además, el matrimonio heterosexual religioso se caracteriza por una carga considerable de responsabilidad, especialmente para los padres potenciales. Este no es normalmente el caso de las parejas del mismo sexo, a menos que se les dé artificialmente la oportunidad de realizar su deseo de tener hijos.  

En esta área también, usted es libre de buscar argumentos éticos para las familias homosexuales con hijos. Estos argumentos sin duda serán amigables para los homosexuales, pero es muy cuestionable si también son lo suficientemente amigables para los niños.  A los niños no se les pide  sus opiniones durante el proceso de adopción. Si nos fijamos en las estadísticas sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, vemos que su número anual ha disminuido desde su adopción, mientras que el número de divorcios sigue aumentando, especialmente entre las lesbianas. Esto confirma lo que es ampliamente conocido, pero que aparentemente recibe menos atención, a saber, que las relaciones homosexuales son en promedio mucho menos estables y que el mundo gay se caracteriza por un alto grado de promiscuidad (ver entre otros:  https://www.knack.be/nieuws/gezondheid/homo-s-hebben-gevarieerd-seksleven-maar-vrijen-niet-altijd-veilig-vub/article-normal-143525.html).

Poco respetuosa y muy pretenciosa es su declaración “Roma puede ser relativizada, pero no la Iglesia de Jesucristo.” Con eso, usted sugiere que las personas con opiniones distintas a las suyas no pertenecen a esta Iglesia y que Cristo mismo habría aprobado las relaciones homosexuales; quod non (ni tampoco sus apóstoles).

Nada de esto significa que no trataríamos a nuestros semejantes con tendencias homosexuales amablemente y con respeto. Son ciudadanos libres que determinan libremente sus opciones de vida. Pero como católicos, también tenemos derecho a esperar que nuestros correligionarios tomen en serio la moral católica. Esta puede parecer exigente para algunos, pero esto no es sólo el caso para los homosexuales, sino también, por ejemplo, para los cónyuges que no pueden tener relaciones sexuales por varias razones, para clérigos solteros, etc. Para las personas con preferencia pedófilo, la prohibición de relaciones sexuales es incluso una “exigencia” generalmente aceptada. Esto pertenece para los cristianos a la “carga de la cruz”. Rechazar esta cruz llevada con amor no es una actitud cristiana, sino un rendimiento al espíritu de nuestros tiempos permisivos.

Piense en todos los cristianos que, para el Reino de Dios, han llevado su gran o pequeña cruz personal y que están listos para seguir llevándola. Deje, por favor, de ridiculizar abiertamente a sus colegas eclesiásticos y a las enseñanzas continuas de la Iglesia. Si esto refleja las opiniones de toda la Conferencia Episcopal Belga, debemos finalmente llegar a la dolorosa conclusión de que de facto somos parte de dos iglesias diferentes: por un lado, la que ha existido desde que Cristo la fundó y,   por otro, una  nueva, con ideas “en rápida evolución” e “inclusivas”, “de un nivel superior”, perfectamente adaptadas al hedonismo contemporáneo.

Atentamente, en Cristo, 

Ivo Van Hemelryk

Geef een reactie

Vul je gegevens in of klik op een icoon om in te loggen.

WordPress.com logo

Je reageert onder je WordPress.com account. Log uit /  Bijwerken )

Google photo

Je reageert onder je Google account. Log uit /  Bijwerken )

Twitter-afbeelding

Je reageert onder je Twitter account. Log uit /  Bijwerken )

Facebook foto

Je reageert onder je Facebook account. Log uit /  Bijwerken )

Verbinden met %s