Causas y efectos del sentido disminuido del pecado

De la carta del Padre Daniel XVI.32, del viernes 6 de agosto de 2021

(Traducción propia)

Queridos amigos,

La tercera particularidad de nuestra naturaleza humana es esta: estamos heridos por el pecado. Tendemos a preferir no enfrentar este aspecto.

A mediados del siglo pasado vivimos un movimiento muy influyente que había eliminado el mal y el pecado en su visión del hombre: la “psicología humanista“. Descubrir y vivir desde los propios sentimientos, sin tener en cuenta los valores morales, completamente “orientados al cliente”, fue la idea fundamental en ella. Los sumos sacerdotes más conocidos de este movimiento fueron: el psicoterapeuta estadounidense Carl Rogers († 1987), el psicólogo del método “no directivo” Abraham Maslow († 1970) y el profeta del autodesarrollo, el marxista Erich Fromm († 1980). Descubrir los sentimientos personales era el estándar más alto para ellos. ¡Y si, este lobby masón judío-sionista tuvo éxito! A esto se sumó el famoso pediatra Benjamin Spock († 1998).  Enseñó a las madres cómo liberar a sus hijos pequeños, porque “no hay nada malo en ellos y “lo aprenderán ellos mismos”. Si tu hijo se arrastra de la silla sobre la mesa y pone su pie en la olla de sopa y tienes dificultades con eso, ese es tu problema, no el suyo. Parecía muy atractivo. ¡Su error psicológico dio la vuelta al mundo con no menos de diez millones de copias en los años siguientes! Al final de su vida, el Dr. Spock tuvo que admitir que había criado a varias generaciones de terroristas. Y el movimiento de la “psicología humanista” fue tan popular que los pastores de retiros, días de reflexión y capítulos fueron reemplazados por psicólogos expertos para “asesoramiento”: buscando los propios sentimientos.

Como resultado, desde la década de 1970, en solo unas pocas décadas, los seminarios, monasterios e iglesias estaban más de la mitad vacíos. Un poco más de atención a los sentimientos fue quizás bueno entonces. Necesitamos un relato sólido e intelectual de nuestra fe, como lo encontramos en el magnífico “Catecismo de la Iglesia Católica”. Sin embargo, también necesitamos encender una vela en una estatua de Nuestra Señora, arrodillarnos en silencio en una catedral y ser movidos por el órgano tocando, cuyos sonidos ruedan a lo largo de la bóveda y hacen cantar todo el espacio sagrado. La psicología humanista, sin embargo, con su vida emocional personal, sin reconocer a Dios, el mal o el pecado, ha producido finalmente consecuencias desastrosas. Algunos propagandistas de esta empresa rentable admitieron más tarde que en realidad sabían que estaban trabajando en un proyecto diabólico (1).

La experiencia cotidiana nos obliga a reconocer que hay una disrupción en la sociedad, en el mundo y también en nosotros mismos. Hay celos y violencia, mentiras y engaños, odio y asesinato. Con nuestra mente humana, entendemos que esto es un verdadero mal. Sin embargo, es sólo a través de la revelación que podemos entender lo que realmente significa el “misterio del mal” y que es mucho más que socialmente dañino. La revelación judeocristiana nos enseña que la causa de esto es el pecado.

El primer libro de Génesis nos deja claro en el capítulo 3 que Dios ha provisto una vida gloriosa para el hombre, como una existencia paradisíaca en comunión con Él. El hombre puede comer en abundancia de todos los árboles frutales, pero debe reconocer que Dios es su Creador, quien finalmente determina lo que es bueno y malo. El hombre fue creado por Dios con razón y libre albedrío y ahora está invitado a recibir la vida eterna, el amor y la felicidad de Él con gratitud. Sin embargo, el hombre se deja seducir por la serpiente astuta, Satanás, el diablo, un ángel caído, que quiere destruir el plan de salvación de Dios con el hombre. Le cuenta mentiras e ilusiones a la mujer y le dice que, si se atreve a rebelarse contra Dios, no morirá del todo, sino que se volverá igual a Dios. La mujer está encantada desde el exterior y desde el interior. Ella ya no está satisfecha con ser creada a imagen y semejanza de Dios; ella asume el deseo del diablo de querer ser ella misma dios. Después de esto, el hombre es seducido por la mujer y también asume su deseo. En lugar de disfrutar de los árboles frutales en abundancia y vivir con alegría y humildad en el amor de Dios, él también come del fruto prohibido y orgullosamente arranca del árbol del conocimiento del bien y del mal. Es como los padres que hacen un patio de recreo encantador para sus hijos y dicen que no deben abrir la puerta para no entrar en el camino peligroso, mientras los niños están alimentando la desconfianza y pensando que sus padres en realidad quieren privarlos de los placeres de la vida.

Las consecuencias de esta terrible rebelión contra Dios son enormes. La ruptura de la confianza y la amistad con Dios trae consigo una ruptura general: interiormente el hombre mismo está trastornado, las relaciones mutuas se alteran y la armonía con la naturaleza se rompe. Al final, sólo la serpiente (el diablo) y la tierra están “malditos” (Génesis 3, 14 y 17). También hay una promesa maravillosa de inmediato. Tal es la pedagogía de Dios a lo largo de la historia de la salvación. El hombre trae sobre sí mismo el desastre por su rebelión contra Dios, y al mismo tiempo Dios da la promesa de una salvación aún mayor. Aquí llamamos a esa promesa el “primitivo o proto-Evangelio”: “Establezco enemistad entre ti (la serpiente, el satanás) y la mujer, entre tu linaje (hebreo: zerah = semen) y su linaje, él te aplastará la cabeza y tú le acecharás el calcañar”. (Génesis 3:15). Eva se convertirá en la madre de “todos los vivos” (Génesis 3:20). Un día nacerá un Salvador en la raza humana que aplastará la cabeza de la serpiente. Es una referencia al nacimiento sobrenatural de Jesucristo de la Virgen María. Una concepción humana ordinaria, natural, ocurre por la unión de un espermatozoide masculino con un óvulo femenino. Aquí se habla del semen de la mujer. En el orden natural, la mujer no tiene semen, esto proviene de un hombre. Así, el texto ya se refiere al milagroso nacimiento virginal de Jesús de María, recibido del Espíritu Santo y no de una concepción natural.

El hombre tendrá que sufrir las consecuencias de sus propias acciones, que ha cometido libremente: miedo, vergüenza e impotencia, de las que no puede salvarse. Este “pecado primario” no es nuestro pecado personal, sino la naturaleza o el estado en el que todos nacemos y en el que participamos. Nuestras mentes y voluntades se han visto comprometidas. Ya no tenemos la comprensión clara de la bondad de Dios, y nuestra voluntad no se centra espontáneamente en el bien. Queremos profundizar en esto en una consideración posterior y tratar de entender lo que significa “el misterio del mal“.

(1) COULSON William, «Confesión de un psicoterapeuta», en Le Cep nr. 14, jan.  2001, págs. 54-69; y el profesor de psicología KILPATRICK William, «Du christianisme à la psychologie», en Le Cep, nr. 15, abril 2001, págs. 44 y 55.

N. del E. Los articulos citados aquí son extremadamente interesantes para tener una idea correcta de las causas del malestar y las contradicciones actuales en la Iglesia Católica. Se pueden leer directamente en francés en:

https://le-cep.org/revue-du-cep-numero-14/#post-5248-_Toc63198291

https://le-cep.org/archive/CEP_15.pdf . Elige el capítulo: Du christianisme à la psychologie, de William Kirk Kilpatrick.

Geef een reactie

Vul je gegevens in of klik op een icoon om in te loggen.

WordPress.com logo

Je reageert onder je WordPress.com account. Log uit /  Bijwerken )

Twitter-afbeelding

Je reageert onder je Twitter account. Log uit /  Bijwerken )

Facebook foto

Je reageert onder je Facebook account. Log uit /  Bijwerken )

Verbinden met %s