¿Es todo culpa de Dios?

13-02-2022 (artículo original neerlandés del 25-05-2012)

Al comprar un dispositivo con muchos gadgets o novedades, generalmente obtienes un manual de instrucciones. Si el dispositivo se usa sin leerlo, es posible que no funcione correctamente y a veces existe el riesgo de daños graves debido a operaciones incorrectas. Un dispositivo mal operado puede incluso ser peligroso para los usuarios u otras personas que se encuentran cerca. En tales casos, la culpa de esto se traslada rápidamente al vendedor o al fabricante, mientras que los problemas podrían haberse evitado fácilmente leyendo primero las instrucciones cuidadosamente.

En la actitud del hombre hacia Dios, vemos que algo similar sucede. La anatomía de la persona promedio, combinado con un cerebro dotado de una capacidad de almacenamiento inimaginable, una velocidad de trabajo extraordinaria y equipado con programas básicos muy eficientes, le permite ajustar en gran medida su entorno de vida a su voluntad. Además, vive en un planeta que es increíblemente rico en minerales, materias primas, fuentes de energía y una amplia gama de posibilidades interesantes. Vive en medio de una vertiginosa diversidad de formas de vida, y estas también las puede poner al servicio de la satisfacción de sus múltiples necesidades. ¿No es esa una posición real única? ¿Por qué sigue habiendo tanta miseria en el mundo? ¿Es culpa de su Creador y Dador?

El planeta en el que vive no fue diseñado por el hombre mismo. Nace en él y aún no puede elegir otro planetaa. Hasta ahora, a pesar de la intensa investigación, no se ha encontrado ningún otro que parezca al menos tan atractivo, dejando de lado la cuestión de cómo y si tal potencial “utopía” es alcanzable. Pero muchas personas no están satisfechas con su morada terrenal y otros aspectos de su destino sublunar. Según ellos, sólo dos conclusiones se pueden sacar de eso: O Dios no es bueno ni amable con las personas, o simplemente no existe. Después de todo, la naturaleza nos enfrenta a tantos peligros, el cuerpo de muchos tiene bastantes defectos y si no somos atacados por la naturaleza, entonces nuestros semejantes se encargarán de eso. Si Dios es realmente tan bueno, ¿por qué permite todo ese sufrimiento? También podemos hacer esta pregunta de manera diferente: ¿por qué no le dio a la gente la solución a sus problemas en bandeja de plata? A lo que podemos preguntarnos: ¿no lo hizo de hecho, aunque no de una manera simplista o de cuento de hadas, sino con la debida consideración a nuestro libre albedrío?

Cualquier cosa que esté a nuestro alcance puede ser útil de alguna manera para lograr una “calidad de vida” máxima (para usar un término a la moda) e incluso paradisíaca. Con este fin, debemos usarla sabiamente y para los fines correctos. Eso significa que debemos seguir las leyes no escritas que el Creador de todo ha puesto en la naturaleza de las cosas, y que también debemos tener cuidado de no estorbarnos y aprender a trabajar juntos.  Las reglas básicas para hacer que este proceso funcione de manera óptima nos han sido y son proporcionadas por varias fuentes.

A los jóvenes, Dios les dio a los ancianos para enseñarles con su rica experiencia. Por su parte, pueden ayudar a los ancianos con sus fortalezas frescas y con el aporte de nuevas ideas creativas. En ese proceso primario de transferencia de conocimiento, muchas cosas pueden salir mal. Una característica de la locura social actual es, por ejemplo, la pérdida del respeto por los ancianos, incluso por sus propios padres. Tal comportamiento está en completa contradicción con el cuarto de los Diez Mandamientos que Dios dio a través de Moisés a una humanidad descarriada como sus instrucciones formales básicas.

Esta es una primera fuente evidente de mucha miseria, por la cual uno ciertamente no debe culpar a Dios. Pero este problema tampoco es – o no sólo es – culpa de la “juventud de hoy”. La culpa principal de lo que nos está yendo mal ahora recae en quienes diseñaron, introdujeron o permitieron a regañadientes los patrones de pensamiento occidentales políticamente correctos. Protegen unilateralmente los “derechos”, incluidos “los derechos del niño”, en lugar de hablar de “los derechos Y obligaciones del niño Y de los padres”. Además, dentro de ese marco ideológico completamente distorsionado, se erosionó sistemáticamente el prestigio de la familia natural como célula básica de la sociedad, en favor de “nuevas formas de familia”. Nuestros gobiernos subsidian y promueven procesiones públicas en las que adultos en poses lascivas y atuendos ofensivos exhiben su supuesta sexualidad “emancipada” (pero en realidad “descarrilada”), mientras nuestros hijos miran. Esa ostentación inmoral y chabacana se excusa con el pretexto de ‘luchar contra la discriminación de las personas de diferente orientación’. Aparentemente, ya nadie cuestiona la diferencia entre “orientación” y “degeneración”. ¿Cuándo fue la última vez que se predicó sobre el concepto de “castidad” (6º y 9º mandamientos de Dios) en nuestras iglesias?

Por otro lado, en muchos países occidentales los “Derechos del Niño” son completamente ignorados en favor del “deseo de las parejas homosexuales de tener hijos”. Sobre el “deseo del niño de un padre y una madre” casi nunca se escucha o lee una palabra en nuestros medios de comunicación. ¿No es eso una discriminación flagrante contra los niños frente a los adultos? Qué “padre y madre” el niño involucrado debe “honrar”, siguiendo el cuarto mandamiento de Dios, sigue siendo un gran interrogante. El niño está condenado a aceptar una condición antinatural impuesta, que debe a un gobierno legislativo que habla de “autoridad moral”, pero que ha perdido cada vez más por completo el norte moral. La gente no está demasiado preocupada por las consecuencias personales y sociales a largo plazo de tal experimentación ética y social. Si termina mal, los problemas resultantes serán atribuidos a Dios, o a su ausencia, o a la caricatura que el “hombre contemporáneo” ha hecho del Ser Supremo.

Otra rica fuente de información útil disponible para la humanidad radica en la naturaleza. El reino vegetal tiene muy buenos remedios para casi todas las enfermedades. Los pueblos nativos, como los indios amazónicos, ya han asombrado a muchos eruditos botánicos con su conocimiento de las plantas y sus posibles aplicaciones medicinales. La mayoría de nuestras preparaciones farmacéuticas contienen extractos de plantas o se derivan de ellos. Sin desmerecer los méritos de la medicina clásica, la experiencia nos enseña que muchas dolencias se pueden curar con la naturopatía, cuando el enfoque clásico falla. Esto se lo debemos al cuidado y la paciencia de personas dotadas. Tal persona fue, por ejemplo, Santa Hildegarda de Bingen, un brillante ejemplo eclesiástico para las mujeres de hoy. Nos ha dejado toda una gama de excelentes recetas naturales. Incluso contra enfermedades como la malaria y las enfermedades reumáticas, que generalmente se consideran incurables, existen, según los expertos, extractos de plantas eficientes. Por supuesto, el reino vegetal también contiene plantas dañinas y tóxicas. Pero de nuevo, la naturaleza misma nos ofrece una buena guía: se pueden identificar observando el comportamiento de las aves y otros animales, que evitan instintivamente estas plantas.

Algunos, como el profesor emérito Etienne Vermeersch discutido en otra parte de nuestro sitio, argumentan que Dios no puede existir, ya que hay mucho sufrimiento inocente. Recientemente dio un ejemplo en el programa televisivo flamenco ‘Canvas – Reyers Laat’, con la intención de ampliar la legislación sobre la eutanasia, para que los ‘neonati’ (recién nacidos) también pudieran “disfrutarla”. Se trataba de un niño que nació con una anormalidad muy rara que hace que la piel se suelte fácilmente. Ese niño solo podía ser lavado bajo anestesia. Todos están de acuerdo, por supuesto, en que esto es muy difícil de manejar para los padres de un niño así. Sin embargo, ¿esto les da el derecho de matar a su niño? Según Vermeersch, sí, porque “el médico tratante (con el permiso de los padres) tiene la obligación de garantizar que el niño no sufra”. Si este tipo de razonamiento se aplicara de manera consistente, nuestros hospitales pronto estarían vacíos y nuestros cementerios abarrotados. Las preguntas de qué tipo de sufrimiento podría justificar matar a alguien y si no hay otros métodos para aliviar el sufrimiento que la eliminación física se eluden cuidadosamente.

Aprovechando las reacciones emocionales espontáneas, personas como Vermeersch no solo tratan de socavar el mandamiento de Dios “No matarás”. Su propósito adicional o principal es mostrar que Él no existe, ya que Él hace que los niños sufran inocentemente.  Sin embargo, es muy sorprendente que uno nunca escuche de tales desviaciones en los animales que viven en la naturaleza libre de Dios. Antes de culpar al Creador por tan inocente sufrimiento, uno debería preguntarse si el comportamiento humano podría ser la causa. Después de todo, en tales casos se trata claramente de trastornos genéticamente determinados. ¿Qué médico o investigador honesto se atrevería a afirmar que nuestro comportamiento, especialmente a nivel sexual, no juega un papel importante en el origen de esto? Desde un punto de vista objetivo y puramente científico, uno puede demostrar fácilmente los vínculos entre el comportamiento depravado sexual (y otro) y las anomalías genéticas, … al menos si uno no está paralizado por el miedo a las declaraciones políticamente incorrectas. Para ser claros, no estamos hablando del comportamiento de los padres directos. Las anomalías genéticas se transmiten a las generaciones sucesivas, sin que sea posible predecir cuándo se manifestarán.  (Incluso se puede ver una conexión con el concepto cristiano de “pecado original”).

Podríamos seguir y seguir hablando de lo que una naturaleza bien gestionada puede ofrecernos. La naturaleza no solo puede ser suave y benevolente, sino que también puede parecernos cruel. La “crueldad” es, sin embargo, una calificación moral que solo puede aplicarse a seres conscientes de sí mismos y no a animales, plantas o abstracciones como la “naturaleza”. El guion del espectáculo que nos ofrece la naturaleza se rige por leyes dictadas por su Director, el Señor de la Vida y la Muerte.  El hombre tiene la capacidad de conocerlas, para que pueda cosechar los beneficios de ellas y evitar las desventajas, si acepta las reglas del juego y no quiere jugar a ser Dios, como lo hacen de facto los negadores de Dios. Quien llega a conocer, aceptar y aplicar las leyes naturales y los mandamientos de Dios entra en la Vida, cosecha los beneficios de ella y los transmite. Aquellos que ignoran a Dios y pretenden actuar como legisladores morales divinos son parte del Reino de la autodestrucción y la Muerte.

Además, el folleto de instrucción de la humanidad se complementa a través de otros canales. Dios también habla directamente a las personas. A menudo esto sucede en un sueño y la Biblia da bastantes ejemplos de esto. Durante nuestro sueño, nuestra mente está total o parcialmente desconectada de las preocupaciones diarias inmediatas y nuestra mente se ordena lo mejor posible. En ese estado, nos volvemos más receptivos a las señales o mensajes sobrenaturales. Incluso sucede que ciertas personas experimentan en sus sueños un estado que puede calificarse de “sobrenatural”. Entonces hablamos de “visiones”. Algunos neurólogos creen que todas las religiones se originaron a partir de esto. Para los creyentes, son un medio importante a través del cual Dios interviene, nos enseña, nos advierte o manifiesta su voluntad.

La última fuente que queremos citar aquí, de la cual el hombre puede sacar conocimiento y perspicacia de la vida, son los dichos de los profetas. Son los indicadores de dirección que han ayudado a determinar el curso de la historia humana. Esto sigue sucediendo hoy, porque incluso ahora hay personas llamadas a ser “proféticas”, es decir, a interpretar los mensajes que recibieron de Dios. Nos llaman a no dejarnos guiar por nuestro orgullo o instintos animales, sino por la Sabiduría. Los más grandes de ellos fueron, entre otros, Moisés, Elías y, sobre todo, Juan el Bautista. Fueron escogidos por Dios por sus dones excepcionales y su persistente voluntad de servirlo a Él y a sus semejantes. Son como las estrellas en el firmamento que nos muestran la dirección correcta de la vida y nos protegen de las muchas trampas de los falsos profetas, que, como un campo minado moral, hacen que nuestro paisaje social y religioso actual sea peligroso.

Así que alabemos y demos gracias a Dios por el cuidado previsor con el que Él guía nuestras vidas y pidamos perdón por todos aquellos que lo ignoran, lo acusan, lo insultan o se le oponen.

IVH

Geef een reactie

Vul je gegevens in of klik op een icoon om in te loggen.

WordPress.com logo

Je reageert onder je WordPress.com account. Log uit /  Bijwerken )

Twitter-afbeelding

Je reageert onder je Twitter account. Log uit /  Bijwerken )

Facebook foto

Je reageert onder je Facebook account. Log uit /  Bijwerken )

Verbinden met %s