Racionalismo, fe y Etienne Vermeersch

23-02-2022 (Traducción propia del artículo neerlandés en esta sección)

Las personas que se llaman a sí mismas “científicos” o, más modestamente, practicantes de una o más disciplinas científicas, a menudo asumen que no hay misterios inexplicables. En su opinión, los asuntos de fe se clasifican como “irracionales”.

Sin embargo, hay una grave falacia en su toma de posición antirreligiosa, que hace que su visión racionalista sea inverosímil. Su rechazo de las cosas inexplicables se basa en la ley que dice que cada hecho tiene una causa. Esa es, por así decirlo, su ley básica y la mayoría de la gente está de acuerdo en gran medida con ella, ya que todos los hechos explicables confirman esta ley y, por lo tanto, tenemos derecho a creer que tarde o temprano los misterios aún inexplicables, como los milagros y la creación, pueden o serán explicados.

El problema fundamental del racionalismo es que no puede o no quiere extender consistentemente su propia base de  pensamiento. Después de todo, si necesariamente siempre debe haber una causa para todo, esto solo puede llevar a dos conclusiones básicas. O hay una causa última que en sí misma no tiene causa y por lo tanto siempre ha existido, o la realidad describe continuamente un gran movimiento circular, en el que lo que tendemos a considerar como la primera causa es de hecho el resultado del supuesto “último efecto” (por ejemplo, un “big-bang” resultante de la implosión total del universo). También hay otra versión que afirma que la realidad misma es infinita, pero eso es solo una variación de esta última explicación, en la que el ciclo del tiempo sería infinitamente  grande.

Sin embargo, esta llamada alternativa racionalista es seriamente defectuosa, debido a una observación igualmente racionalista que se impone inmediatamente. Entonces, ¿de dónde viene todo este movimiento circular? Porque, por supuesto, también debe tener una causa en sí mismo, en un patrón de pensamiento consistentemente racional. Algunos tratarán de evitar este problema afirmando que este círculo es parte de un movimiento circular aún mayor, etc. No se dan cuenta de que están irrevocablemente en el camino de una serie infinita de causas y efectos, que en sí mismos siguen siendo científicamente inexplicables. Reemplazan así la inexplicabilidad intelectual de un Dios creador (cuya existencia excluyen de facto como causa última), por una, si es necesario, infinita serie de acontecimientos cosmológicos que es igualmente inexplicable, pero en los que “creen” o que encuentran “más lógico”, pero sin argumentos ni pruebas para ello.

La conclusión que podemos sacar de esto es que toda la llamada cosmovisión “racionalista” no se basa en una cientificidad consistente, sino en la premisa psicológicamente motivada de que todo, incluida la causa última, debe ser entendido por el cerebro humano. Sin embargo, esto implica que la “causa última” debe estar sujeta a las leyes de la naturaleza conocidas por el hombre. En consecuencia, debe tener una causa propia y no es definitiva. De esta manera, el “racionalismo científico” presumido termina en un círculo vicioso de pensamiento, cuyo centro (o nueva deidad) es la razón humana (apoyada si es posible por una serie de supercomputadoras).

La pregunta “¿Ya has visto a Dios?” con la que los no creyentes quieren desconcertar a su prójimo creyente es indicativa de esta miopía. Uno puede preguntar igualmente a un ciego de nacimiento “¿ya has visto a tu padre?”. Después de todo, todos nacemos ciegos ante Dios. Sólo a través de la fe podemos llegar a conocer a Dios. Esta creencia en Dios es en realidad más racional, lógica y consistente que el llamado “discurso científico”, con el que filósofos como el Prof.  Etienne Vermeersch (1) quiere ridiculizar las expresiones religiosas en general y el cristianismo en particular.

Este filósofo de la ciencia quiere “llamar a Dios a rendir cuentas, si Él existe”. Ese es otro ejemplo de pensamiento científico pervertido. Después de todo, si Dios existe, entonces Dios es la causa de la existencia de Etienne, y es lógicamente Él quien decide si Su criatura cumple con Sus expectativas y no al revés. Para Dios, este grandioso sabio es como una computadora parlante que le dice a su diseñador que probablemente no existe, pero que de lo contrario tiene una cuenta pendiente con Él, porque sus colegas computadoras funcionan mal y su entorno deja mucho que desear. Esa afirmación se basa entonces en un automatismo incorporado que asume que los propios estándares, generados por su memoria de trabajo, son los únicos correctos. Por supuesto que nos reiríamos con una computadora así, porque no tiene la competencia para tales declaraciones y no tiene los medios para convertirlas en hechos. No puede determinar por sí mismo qué es una computadora buena o mala y cuál es el entorno correcto. Solo el propio diseñador o un usuario externo bien capacitado puede hacerlo.

Entre nuestros miles de millones de seres humanos, por supuesto, hay un porcentaje que no podemos etiquetar como “bueno”. Pero no debemos culpar a Dios por esto. Él ha escrito las normas correctas en los corazones de los hombres y ha puesto en ellos el impulso de conocerlo a Él y a Su voluntad. Pero, como el ex jesuita Etienne Vermeersch debe saber muy bien, también le dio al hombre un libre albedrío para seguir o no seguir este programa. Este libre albedrío distingue a Etienne Vermeersch y sus semejantes de las computadoras o los robots. Esto resulta no solo en el bien, sino también en el mal. Sin embargo, si uno no quiere reconocer la existencia de Dios, entonces el libre albedrío se vuelve muy improbable, o hay que suponer que las personas son seres que – de la nada – pueden jugar por un tiempo a ser Dios por cuenta propia y así determinar el bien y el mal por sí mismos. Etienne Vermeersch en realidad relega al hombre con sus declaraciones a un robot controlado por computadora en una realidad que no tiene sentido, o que solo puede haber surgido de un cerebro divino macabro.

Un cristiano auténtico vive consecuentemente en una realidad compleja muy diferente. No uno en el que todo es color de rosa, sino uno en el que se vuelve fielmente a su Creador y trata de cumplir su voluntad. No solo cree, sino que su sentido común también le dice que si cada ser humano siguiera este camino, nuestro mundo mejoraría constantemente. Ese camino no pasa por las incineradoras en las que acaban nuestros semejantes asesinados en el vientre materno, en parte porque ya hay más que suficientes competidores robóticos problemáticos que pueblan la tierra (como afirma consciente o inconscientemente nuestro profesor emérito/escéptico).  En cambio, en el camino del evangelio, se ayuda primero a los más débiles, incluyendo a los no nacidos y las madres necesitadas. Cada nueva persona es vista como un hermano o hermana y como una contribución potencial para distribuir mejor, aligerar o incluso eliminar la carga y no como un compañero consumidor más, con una huella ecológica demasiado grande de antemano.

El amor a la vida es característico de todo cristiano. Ve con sus ojos creyentes lo que un racionalista no puede o no quiere ver: que la vida es toda inteligencia con propósito, llena de misterios y una creatividad increíble (2). Tal visión de la realidad natural no encaja en el pensamiento ateo, que es reductivo y materialista. Los pensadores racionalistas tratan frenéticamente de encontrar una explicación sin Dios para la existencia de las cosas, pero las preguntas de cómo y por qué las formas de vida están imbuidas de inteligencia se evitan cuidadosamente. Después de todo, esto no encaja en su propia forma atesorada de inteligencia, que es restringida porque ignora deliberadamente una parte importante de las verdades que se pueden deducir de la realidad natural. La existencia de cosas observables sin una causa última todavía puede incluirse en tal forma de pensar de manera forzada. Pero para la existencia de inteligencia intencional, no hay explicación disponible en absoluto. Solo quedan falacias o anteojeras para evitar o ignorar este problema. Después de todo, intención y falta de sentido fundamental son difíciles de reconciliar, incluso para la máquina de pensamiento de alta calidad que Etienne recibió de Dios.

IVH

(1) Etienne Vermeersch (1934-2019) fue profesor de filosofía y ética, filósofo moral, vicerrector honorario de la Universidad de Gante. También fue conocido como filólogo clásico, escéptico y opinador.  Fue uno de los principales pioneros de la legalización del aborto y la eutanasia en Bélgica.

(2) No se puede ignorar que todas las formas de vida buscan mantenerse con inteligencia intencional. En nuestra sección “Evolución Creativa” discutiremos esto con más detalle.

Geef een reactie

Vul je gegevens in of klik op een icoon om in te loggen.

WordPress.com logo

Je reageert onder je WordPress.com account. Log uit /  Bijwerken )

Twitter-afbeelding

Je reageert onder je Twitter account. Log uit /  Bijwerken )

Facebook foto

Je reageert onder je Facebook account. Log uit /  Bijwerken )

Verbinden met %s