San Damián De Veuster, Padre de los Leprosos

(° 3 de enero de 1840 en Tremelo, † 15 de abril de 1889 en Molokai)

08-03-2022. Traducción del artículo neerlandés en esta sección

Un artículo sobre el Padre Damián De Veuster ss.cc., es como hablar a Noé de lluvia, porque ¿No conocemos todos al “Héroe de Molokai”, el Padre de los leprosos?, ¿Y no hemos visto todos alguna adaptación cinematográfica romántica de su vida?

Previamente me gustaría dar una pequeña justificación para publicar este texto: hace unos años, nuestra emisora pública belga organizó en un gran espectáculo la elección para el belga más famoso. Al final se eligió a un famoso flamenco y a un famoso valón, como no podía ser de otra manera.  Padre Damián terminó tercero en la emisora francófona. En la emisora flamenca Damián termino primero, y recuerdo los muchos argumentos para votar por él, entre otras las alegaciones del abogado Jef Vermassen. Me alegró y me sorprendió que Flandes eligiera a Damián; había razones suficientes. Pero lo que faltaba en el debate son los antecedentes profundos de esta vida sagrada: miembro de una orden misionera, predicación, obras de misericordia, fidelidad y obediencia a la Iglesia, abnegación alentada por el ejemplo del Gran Maestro, Cristo.  De ahí este breve relato de una vida heroica y centrada en Dios de un santo “verdaderamente nuestro”.

Cronología:

Damián De Veuster nació en Ninde – Tremelo (Bélgica) el 3 de enero de 1840 como el séptimo hijo de una familia de agricultores con ocho hermanos y hermanas. Desde los quince años ganó dinero para su familia en la compañía de su padre, aunque en realidad quería ser sacerdote. Finalmente fue al colegio en Braine-le-Comte y luego se unió a la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y Maria (Padres Picpus, llamados así por la calle en París donde se fundó la orden: Rue de Picpus) en Lovaina, como el Hermano Damián. Profesó el 7 de octubre de 1860.

Se le permitió trabajar como misionero en Honolulu, Hawái, donde fue ordenado sacerdote en la Catedral de Nuestra Señora de la Paz el 19 de marzo de 1864. Entonces ya se llamaba a sí mismo seguidor de Cristo Sumo Sacerdote. Primero trabajó en el distrito de Puna, más tarde en varias parroquias de Oahu. La lepra se había infiltrado en Hawái por marineros y soldados occidentales, y debido a la falta de tratamiento y a que la enfermedad se consideraba altamente contagiosa, los leprosos fueron desterrados de todo Hawái a la isla de Molokai. Damien sintió que estos parias necesitaban un sacerdote. Se presentó como candidato y obtuvo el permiso de su obispo para ir a Molokai. Llegó allí el 10 de mayo de 1876. En ese momento, 816 leprosos permanecieron en el promontorio aislado de Kalaupapa. Su primer trabajo fue construir una iglesia para celebrar la misa y servir como centro para su nueva parroquia. Más tarde siguió la construcción de casas decentes, de carreteras, de un dispensario, escuelas, de una casa aislada para los moribundos, de un cementerio y de muchas otras obras de infraestructura vitales, para convertir una comunidad salvaje en una sociedad bien organizada. Al final, la parroquia de Santa Filomena tenía dos pueblos en los que se alojaban de 800 a 1000 leprosos. En el período relativamente corto de la obra de Damián (16 años) se había convertido en un próspero centro del cristianismo.

Además de sacerdote, Damián también fue médico, enfermero, carpintero, albañil, sepulturero, pero sobre todo un pastor inspirado para su comunidad de leprosos.

El Padre Damián se hizo conocido en el mundo porque en un momento dado fue nombrado Caballero Comendador de la Real Orden de Kalakaua por David Kalakaua, el entonces rey de Hawai (entonces aún no era un estado de los Estados Unidos). La princesa Lydia Liliuokalani visitó el asentamiento e informó al mundo, por un lado, de la miseria de los leprosos y, por otro, de la formidable obra del Padre Damián. Los protestantes de los Estados Unidos y Gran Bretaña comenzaron a proporcionar subvenciones y subsidios; la iglesia anglicana se sumó con las entregas de alimentos, medicinas y ropa. Las numerosas cartas del Padre Damián desencadenaron un primer tipo de ayuda al desarrollo.

El coraje de este misionero fue reconocido más rápidamente por las iglesias y asociaciones protestantes que por su propia orden y la Iglesia Católica en Hawai. Cuando él mismo enfermó de lepra en 1884, algunos lograron acusarlo de fornicación, porque ¿no era la lepra un efecto secundario de la sífilis?

Mientras tanto, Damián había recibido el apoyo de algunos sacerdotes y cuatro hermanas. Continuó trabajando entre sus hermanos leprosos, y finalmente la enfermedad realmente lo convirtió en uno de ellos: “Nosotros, los leprosos … “: así es como se dirigió a sus feligreses tras diagnosticar su propia contaminación. Continuó trabajando hasta catorce días antes de su muerte el 15 de abril de 1889.

Veneración, beatificación y canonización:

  • En 1894, sólo cuatro años después de su muerte, una estatua del Padre Damián, por Constantin Meunier, fue inaugurada en Lovaina.
  • El 3 de mayo de 1936, los restos del Padre Damián fueron llevados a tierra en Amberes, después de un viaje a bordo del buque escuela belga Mercator. El misionero recibió una tumba en la cripta de la iglesia de San José en Lovaina. Su ataúd fue llevado a pie en procesión desde Amberes a Lovaina bajo un interés masivo y en presencia de muchas autoridades políticas y religiosas.
  • En 1938 se inició el proceso de su beatificación.
  • El 7 de julio de 1977, Damián fue declarado venerable por el Papa Pablo VI.
  • La beatificación delante de la Basílica Nacional de Koekelberg por el Papa Juan Pablo II siguió el 4 de junio de 1995. Su mano derecha fue repatriada a Hawái como reliquia, y enterrada en Kalawao-Molokai el 22 de julio de 1995.
  • La canonización tuvo lugar el 21 de febrero de 2009 en Roma por el Papa Benedicto XVI. La canonización siguió después de que Audrey Sigushi fuera declarada curada de un cáncer de pulmón metastásico en 1998 por intercesión del Beato Damián. En la canonización, el Papa indicó que Damián había dejado su país para predicar el evangelio como sacerdote-misionero. Sus actividades dan testimonio de una inmensa caridad, con una gran abnegación, sabiendo que una estancia entre leprosos entonces casi necesariamente conducía a enfermarse y morir a causa de ella. Hizo todo esto a imitación de Cristo y sacó su fuerza de la misa diaria, la confesión y su sacerdocio en fidelidad a la Iglesia, aunque esta última no siempre lo trató con la misma comprensión durante su vida.
  • Damián fue reconocido por la Iglesia como el santo patrón de los leprosos y los enfermos de SIDA.

Pequeños datos:

  • Damián De Veuster es el único no estadounidense con una estatua en el Capitolio en Washington.
  • En Bélgica tiene estatuas en Lovaina, Scherpenheuvel y Tremelo. Un hermoso bajorrelieve se puede encontrar en la Catedral de San Romualdo en Malinas.
  • La profesora Hilde Eynicken escribió un hermoso informe histórico sobre la vida del padre Damián.
  • Se realizaron dos largometrajes sobre Damien:  “Le Pélerin de l’Enfer” en 1946 y “Molokaï, The Story of Father Damien” en 1999, con Peter O’Toole, Kris Kristoffersen y Jan Decleir, entre otros. Desafortunadamente, el proyecto para una película flamenca dirigida por Stijn Coninx nunca se realizó.

Conclusión:

Padre Damián de Veuster ss.cc. era sacerdote y misionero. Fue guiado por su gran Sumo Sacerdote, Cristo, en su misión y trabajo entre los leprosos. Su humanidad, su caridad, su devoción a la causa de los leprosos de Kalaupapa, su lucha por el reconocimiento de la colonia de leprosos, eran, por supuesto, “humano”.  Por eso puede ser admirado, porque lo convierte en un gran ejemplo como hombre. Pero si uno ignora su vocación, su fe, su fidelidad a sus votos y su sacerdocio, uno le hace una injusticia, porque todo lo que hizo fue a partir de ahí. Impregnó toda su vida y lo  moldeó en el santo heroico, a quien ahora honramos e invocamos. (*)

L.P.

(*) N. del E. Así vivían todos los santos: gente como tú y como yo, con sus pequeñas y grandes manías, pero perfeccionándose a la luz de Cristo. No vivían por placer, fama o poder, o para presumir en un pedestal después, sino al servicio de sus semejantes y en obediencia a nuestro Padre común. También pensamos con profunda reverencia en los muchos misioneros menos conocidos y a veces olvidados que  han predicado y vivido el Evangelio en todo el mundo en circunstancias extremadamente difíciles y peligrosas. Su legado no es solo de naturaleza espiritual, sino también material. Dejaron atrás comunidades eclesiásticas prósperas, aseguraron la emancipación a través de la educación, introdujeron nuevas técnicas, etc.  Con su compromiso heroico con los leprosos en una península remota, San Damián fue parte de una cadena continua de atención médica cristiana que se remonta al mismo Cristo, quien sanó a los leprosos y otras personas enfermas en Palestina hace dos mil años. En nuestras ciudades aún encontramos las huellas de las casas de leprosos y otros hospitales de la Edad Media, en los que religiosos desinteresadamente, con los escasos conocimientos y recursos de la época, cuidaban a los enfermos. El legado material del Padre Damián no se limitó a su parroquia en Molokai y las instalaciones médicas allí. Inspiró a otros a continuar su trabajo, incluso a través de la conocida Fundación Damián, fundada en Bruselas en 1964, que lucha contra la lepra y otras enfermedades como la tuberculosis en 16 países.  Véase https://damiaanactie.be (en Neerlandés, Francés e Inglés).

Geef een reactie

Vul je gegevens in of klik op een icoon om in te loggen.

WordPress.com logo

Je reageert onder je WordPress.com account. Log uit /  Bijwerken )

Twitter-afbeelding

Je reageert onder je Twitter account. Log uit /  Bijwerken )

Facebook foto

Je reageert onder je Facebook account. Log uit /  Bijwerken )

Verbinden met %s