Santa Teresa de Calcuta, madre de los más pobres, ángel de los moribundos, blanco de los materialistas

15-04-2022

Introducción

“Madre Teresa”, ¿quién no la conoce? Es honrado en todo el mundo como un ícono del humanitarismo y la entrega al servicio de los necesitados, más allá de las fronteras de las naciones y los credos. Pero eso no significa que ella dijo lo que a la gente le gustaba escuchar. Tenía un estilo de hablar muy simple y comprensible, sin florituras intelectuales, pero al hacerlo expresaba su opinión sin rodeos. Esta hermanita, epítome de la sencillez y la caridad directa, ocupó así su lugar entre las personalidades más grandes y notables de nuestro tiempo.

Su juventud, vocación y educación

El 26 de agosto de 1910, nació en Skopje, capital de la actual Macedonia del Norte, pero en ese momento todavía parte del Imperio Otomano. Su nombre bautismal era Agnes Gonxha Bojaxhiu. Sus padres eran católicos profundamente religiosos y transmitieron su fe de palabra y ejemplo a su hija. Cuando tenía ocho años, su padre murió, pero a pesar de las difíciles circunstancias, aprendió de su madre, que tenía tres hijos, a seguir practicando la caridad: “Hija mía, nunca comas un bocado sin compartir con los demás”.  La pequeña Agnes lavaba dos veces al día a una mujer alcohólica, que ya no podía cuidarse a sí misma.

A la edad de doce años sintió por primera vez su vocación religiosa durante una peregrinación a la Virgen Negra de Letnice y seis años más tarde, en 1928, se fue a Irlanda a estudiar inglés con las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto en Rothfarnham, con miras al trabajo misionero en la India.  Tomó el nombre de María Teresa, en referencia a Santa Teresa de Lisieux.  Después de un año se fue a Darjeeling en la India, donde completó su noviciado  y tomó sus primeros votos.

Su primer período de trabajo en Calcuta

De Darjeeling, sor María Teresa fue enviada a un hospital en Calcuta, donde se enteró de la extrema pobreza y miseria de muchos habitantes de esta ciudad. En 1937, después de sus últimas promesas de obediencia, castidad y pobreza, fue nombrada maestra en una escuela para niñas de las familias bengalíes más pobres de Calcuta. Se la llamaba Madre Teresa, nombre por el que más tarde será conocida en todo el mundo. Aprendió a hablar bengalí e hindi con fluidez, enseñó geografía e historia y trató de sacar a las niñas de la pobreza a través de su trabajo educativo. A través de su ejemplo y enfoque, también buscó guiar a sus discípulos a una vida de devoción a Cristo. En 1944 se convirtió en la directora de la escuela.

Varios jesuitas belgas trabajaban en Calcuta. Uno de ellos, el Padre Celeste van Exem, nacido en Ypres, se convirtió en su confesor y la guiará espiritualmente en las decisiones que determinarán el rumbo final de su vida. La Madre Teresa continuó escribiéndole más tarde, hasta su muerte en 1993. Estas cartas, junto con las dirigidas a otros, como su arzobispo local, Mons. Ferdinand Périer de Amberes, se encuentran entre las fuentes más importantes de información sobre su vida interior y su lucha.  Durante su trabajo en la escuela, la Madre Teresa también cuida de los pobres en sus vecindarios e involucra a sus estudiantes. En esos años, la región fue golpeada por una hambruna severa, que se estima que mató a más de 2 millones de bengalíes.

El 10 de septiembre de 1946, la Madre Teresa recibió un segundo llamado, el “llamado en su llamado” que determinará su vida futura. Esto sucedió mientras viajaba de regreso a Darjeeling para su retiro anual. Cristo le pide que vaya a Él en “los más pobres de los pobres”. Durante el retiro, esa voz continúa insistiendo, y en una visión ve a una multitud de personas profundamente infelices que claman por ayuda. De regreso, pide a su confesor que la ayude a cumplir su nueva vocación. Obligado por su voto de obediencia, esto sólo podía hacerse mediante una aprobación eclesiástica oficial. Finalmente, después de un año y medio de laboriosa insistencia, recibe un “indulto de exclaustración”, que le permite seguir siendo religiosa y posiblemente volver a su orden original, si su nuevo proyecto al servicio de los pobres no tuviera éxito.

La fundación y expansión de las “Misioneras de la Caridad”

En agosto de 1948 se viste con el sari blanco con bordura azul, que ella y sus hermanas posteriores usarán toda su vida en el trabajo. Después de seis meses de formación médica básica con las Hermanas de la Misión Médica, se muda a los barrios marginales de Calcuta con el único propósito de ayudar a “los indeseables, no amados y todos aquellos a los que nadie cuida”. Inicia una escuela al aire libre y puede convencer al ayuntamiento de que le entregue un edificio desmoronado, como refugio para los necesitados que mueren en la calle. Ella se convierte en su ángel consolador.

Poco a poco se le unen niñas a las que había enseñado anteriormente y hasta maestras.  Finalmente, la Madre Teresa ve su trabajo crecer en una nueva orden religiosa de pleno derecho. En 1950, obtuvo el permiso del Papa Pío XII para la fundación de la “Orden de las Misioneras de la Caridad”, cuyos miembros se comprometen a dedicar toda su persona al servicio de los más pobres y a no guardar nada para sí mismos. Importante en esto es la oración diaria personal y comunitaria, condición necesaria para poder seguir así.

La Madre Teresa reza por más vocaciones y sus oraciones son contestadas. La ayuda también llega de todas partes del mundo. Entre 1950 y 1960 abre una leprosería, un orfanato, una residencia de ancianos, una clínica familiar y una serie de clínicas móviles. En 1970 abre su primera “Casa de la Caridad” estadounidense. En 1982 fue a Beirut, donde, en el apogeo del asedio israelí, cruzó la línea del frente y cuidó tanto de los niños cristianos en la parte oriental de la ciudad como de los niños musulmanes en la parte occidental. Su orden sigue creciendo a nivel internacional. En 1979 la orden se amplió con una rama masculina de los “Hermanos Misioneros de la Caridad” y en 1984 con una rama sacerdotal, los “Padres Misioneros de la Caridad”. A su muerte en 1997, la orden tenía 610 fundaciones en 123 países, más de 4.000 miembros y miles de ayudantes laicos.

En 2020, tendrá más de 5.000 miembros. Debido a su trabajo en los barrios más pobres, las hermanas se ven fuertemente afectadas por la pandemia de Covid 19.

Sus luchas internas

Su nueva vocación fue acompañada por una lucha interna oculta. Exteriormente siguió siendo la hermana de la sonrisa suave, que se preocupaba en cuerpo y alma por los pobres, los enfermos y los moribundos. Pero interiormente ya no sentía la presencia de Dios, y su alma estaba destrozada por las dudas de fe. Esto solo salió a la luz después de su muerte, a través de la correspondencia con su consejero espiritual y superiores. Sus consejeros generalmente describen esto como un “proceso de purificación espiritual” con el que también han luchado otros grandes santos. El mismo Cristo se sintió abandonado por su Padre poco antes de su muerte, pero momentos después puso su espíritu en sus manos. Del mismo modo, a pesar de la oscuridad interior que experimentó, la Madre Teresa permaneció fiel a su llamado y creencia en Dios hasta su muerte.

Críticas y difamaciones

La fama mundial y la estima de una monja católica ‘conservadora’ fue una espina clavada en el costado de los pensadores de inspiración materialista. Un proverbio flamenco dice “Los árboles altos atrapan mucho viento” y otro dice: “Quien quiera golpear a un perro pronto encontrará un palo”. La crítica a veces muy viciosa de algunos intelectuales, de los que no se sabe si alguna vez han movido un dedo para ayudar a los necesitados, es un buen ejemplo de ello. Por ejemplo, se la culpa de las condiciones higiénicas inferiores en sus refugios, sin tener en cuenta el contexto local y las posibilidades. También hay que mirar el propósito principal de su trabajo: restaurar a las personas desatendidas a su dignidad espiritual, mostrándoles una visión del amor de Dios.

La ayuda material que la Madre Teresa y su organización ofrecieron inicialmente fue principalmente “ayuda de primera línea”, con los medios y posibilidades que estaban disponibles. En los primeros días, por ejemplo, no había narcóticos, porque estaban reservados para los hospitales establecidos. Las agujas de inyección tuvieron que limpiarse con agua. También fue acusada de ser “amiga” de algunos dictadores, olvidando que un cristiano no debe excluir a nadie. Su orden también habría sido culpable de “flujos de dinero sospechosos”. De dónde vinieron y a dónde fueron aparentemente solo los difusores de esos mensajes lo saben. Las hermanas mismas viven en la sobriedad y no tienen ningún  beneficio personal.

La principal acusación, repetida como un mantra, son sus puntos de vista “dogmáticos” sobre el aborto, la anticoncepción y el divorcio. Serían “una mancha en su vida santa”. Como humanistas católicos convencidos, solo podemos estar muy agradecidos con ella por eso.  La Madre Teresa, como nosotros, fue una defensora de la “planificación familiar natural”. El hombre no resuelve los problemas  sociales  eliminando a las personas prenatalmente, ni preeliminándolas artificialmente. Nada es tan vicioso y contagioso como la calumnia: la reputación de muchos otros grandes ejemplos se vio así empañada póstumamente.

Su reconocimiento mundial

La Madre Teresa recibió los siguientes premios (fuente: Wikipedia)

1962:  Premio Ramón Magsaysay

1971: Premio de la Paz Papa Juan XXIII

1971: Premio John F. Kennedy

1972:  Premio Nehru

1973: Premio Templeton

1978: Premio Balzan

1979: Premio Nobel de la Paz

1980: Bharat Ratna (La “Joya de la India”: el premio civil más alto de la India)

1984: Premio Damian Dutton

1992: Premio UNESCO de Educación para la Paz

1996: Ciudadano honorario de los Estados Unidos

Muchas cosas, edificios, avenidas, etc., fueron nombrados en su honor como homenaje, incluso un avión de KLM.

Su canonización

Su rápida canonización no sorprendió a muchos de los que la conocían, ya que la veían incluso antes de su muerte como una santa viva: una mujer que puso su vida enteramente al servicio de sus seres humanos rechazados y olvidados, tanto espiritual como físicamente.

Mucho se ha dicho de los dos milagros con los que fue beatificada y canonizada sucesivamente. Para algunos son inexplicables, mientras que otros cuestionan su milagrosidad. Más importante para nosotros es su vida misma, caracterizada por la continua abnegación heroica, la oración, la enseñanza, el cuidado de los enfermos y mucho más, día y noche al servicio de Dios y sus semejantes. La investigación eclesiástica no ha hecho más que confirmarlo.

El 4 de septiembre de 2016, un día antes del 19 aniversario de su muerte. (5 de septiembre, también su fiesta eclesiástica), el Papa Francisco declaró a decenas de miles de personas que se habían reunido en Roma (traducción propia del latín): Después de una cuidadosa deliberación y oración frecuente por la asistencia divina, y después de consultar con muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos y afirmamos que la Beata Teresa de Calcuta es santa y la incluimos en la lista de santos, determinando que así debe ser venerada por toda la Iglesia”.  Elogió el trabajo de su vida y dijo de ella, entre otras cosas: “En todos los aspectos de su vida, la Madre Teresa fue una generosa distribuidora de la misericordia divina, haciéndose disponible a todos a través de su acogida y defensa de la vida humana, de los no nacidos y de los abandonados y descartados…  Se inclinó sobre los que estaban exhaustos, dejados por muertos al borde del camino y vio su dignidad dada por Dios. Ella levantó su voz ante los poderosos de este mundo, para que reconocieran su culpa por el crimen de la pobreza que han creado”.

Sobre sí misma, la Madre Teresa simplemente dijo lo siguiente: “Por relación de sangre soy albanesa, por ciudadanía soy india, por fe soy una hermana católica. En cuanto a mi llamado, pertenezco al mundo. En cuanto a mi corazón, pertenezco plenamente al Corazón de Jesús”.

Geef een reactie

Vul je gegevens in of klik op een icoon om in te loggen.

WordPress.com logo

Je reageert onder je WordPress.com account. Log uit /  Bijwerken )

Twitter-afbeelding

Je reageert onder je Twitter account. Log uit /  Bijwerken )

Facebook foto

Je reageert onder je Facebook account. Log uit /  Bijwerken )

Verbinden met %s