¡Sé fructífero y multiplícate!

26-04-2022. (Traducción propia del artículo neerlandés del 20-11-2011).

¿Fue un deseo o un mandamiento de Dios lo que leímos en el primer capítulo de la Biblia? ¿Le importa esta distinción a un creyente cuando se trata de Dios? El hecho es que la fertilidad humana es parte de las exhortaciones y mandamientos que Él dio a Sus criaturas dotadas de razón, comenzando con nuestros primeros antepasados. Dios creó el marco en el que la reproducción humana puede proceder de manera óptima. Dentro de este marco, dejó al hombre libre para determinar su propio papel individual en esta misión a la humanidad en su conjunto.

La fertilidad es, por lo tanto, un hecho importante en la vida de una comunidad cristiana. De las excavaciones sabemos que este ha sido el caso en todas las culturas posibles desde los tiempos prehistóricos. La tendencia a renunciar a esto o a reducir la fertilidad, por otro lado, es un hecho típico dentro de las ideologías que no reconocen a Dios o lo han reemplazado por deidades artificiales (de la Razón, del Placer o de la Calidad de Vida, de la Superioridad de la propia raza, del Progreso…).

Un argumento de peso con el que tales ideologías llaman regularmente a detener la evolución normal de la reproducción humana es el del “peligro de superpoblación”. Este argumento, también, es en realidad muy antiguo. Un número increíble de guerras se libraron por temor a la escasez en el suministro de alimentos o la posesión de materias primas preciosas. Así que ese miedo está, por así decirlo, arraigado en el subconsciente del hombre. Jesús nos enseñó a dejar de lado ese temor: “No estéis agobiados por la vida pensando qué vais a comer, ni por el cuerpo pensando con qué os vais a vestir… Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo esto. Sobre todo, buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura.” ¿Qué tan “racional”, por cierto, es ese miedo?

Los racionalistas, como el profesor emérito Etienne Vermeersch, aprovechan todas las oportunidades que ofrecen los medios de comunicación  para despertar ese miedo. Sin embargo, su argumentación no siempre es un ejemplo perfecto de pensamiento lógico. En una entrevista reciente, por ejemplo, se afirmó que la humanidad necesitaba grandes grupos de población para poder desarrollar las innovaciones necesarias. Nuestro pensador flamenco más influyente, como el prof. Vermeersch es etiquetado, refutó esto en su conocido estilo medio furioso, al afirmar que los inventos más importantes tuvieron lugar dentro de grupos de población relativamente pequeños.

Eso es más o menos cierto, pero no refuta la proposición presentada. Por ejemplo, en la antigua Grecia hubo una concentración de eruditos durante varios siglos que sentaron las bases teóricas de nuestra civilización tecnológica actual. Pero su aprendizaje no salió de la nada. Se basó en investigaciones previas de otros estudiosos de otras civilizaciones, que se extendían principalmente desde el Lejano Oriente hasta el cercano Egipto. Así que nuestro emérito se olvidó de eso por un tiempo. Lo mismo puede decirse de otras concentraciones de ingenio humano. Todos los descubrimientos importantes son en general el resultado final de dos factores deudores de la fertilidad humana: la búsqueda de progreso dentro de poblaciones suficientemente grandes y bien organizadas y la disponibilidad de personas con habilidades excepcionales. Uno no debe haber estudiado filosofía para saber que tales especímenes de la especie humana son bastante raros. Para algunos, se puede suponer con seguridad que las probabilidades de su nacimiento son del orden de una en un millón. Además, todavía hay que darles las oportunidades necesarias, es decir, deben nacer en el momento adecuado y en el lugar adecuado. (¿Quién sabe cuántos genios excepcionales han sido abortados en las últimas décadas?)

También (o tal vez especialmente) en los círculos académicos circulan bastantes historias tontas y conceptos erróneos sobre el tema de la “superpoblación”. El erudito más conocido que desarrolló una teoría científica sobre este problema es el predicador y economista Malthus (1766-1834).  De sus teorías, especialmente la “catástrofe poblacional maltusiana” ha permanecido conocida. Afirma que la producción de alimentos no puede seguir el ritmo del crecimiento de la población y que se producirá hambruna y mortalidad masiva. La práctica mostró que había calculado completamente mal, porque la producción de alimentos aumentó más rápido que el crecimiento de la población.  Como creyente, a pesar de su pesimismo, Malthus siguió oponiéndose al aborto y a los anticonceptivos. Por supuesto, este no fue el caso de los partidarios de las ideologías materialistas, quienes desde entonces han incluido su escenario apocalíptico de superpoblación en su conjunto de argumentos a favor del derecho, o más bien la obligación, de un estricto control de la natalidad por todos los medios posibles (cf. el mencionado famoso flamenco).

Mientras tanto, aprendimos que compartimos este planeta con unos siete mil millones de nuestra propia especie. ¿Qué tan malo es eso? ¿Nos asfixiaremos en nuestra propia contaminación, se agotarán las materias primas, el clima se volverá loco, …? Eruditos de todo tipo continúan la tradición del pesimismo maltusiano. con predicciones horribles, mientras señalan con un dedo acusador el comportamiento irresponsable de aquellos que no dejan de traer nuevos consumidores y contaminadores al mundo. Pero si bien no somos especialistas en este campo, también tenemos suficiente cerebro para pensar en esto y para formar una imagen realista de la situación, sus causas y su evolución, así como de las posibles medidas que se puedan tomar.

¿Qué debemos imaginar con el total actual de la población mundial? Supongamos que todas las personas tuvieran 30 m2, entonces ocuparían colectivamente 210 mil millones de m2, o 210,000 km2, que es un poco menos de siete veces la superficie de Bélgica. Si tuviéramos que acomodar a esa población en un gran bloque de siete pisos, tendrían un amplio espacio en un área del tamaño de nuestro país. Cualquiera que tenga un globo terráqueo en casa puede averiguar de que esto solo representa una pequeña mancha en la superficie terrestre. Tal construcción no es, por supuesto, una posibilidad realista de llevar a cabo, sólo una parte de un ejercicio de pensamiento.

Pero dejemos que nuestra imaginación juegue un poco más y supongamos que nuestros ingenieros construyen una enorme balsa en algún lugar del océano bien elegido, no lejos del continente, con materiales duraderos resistentes al agua de mar. Sería adecuada para soportar edificios altos, pero la altura máxima de construcción se establece en siete pisos. El complejo estará equipado con alcantarillas en los canales entre las secciones de balsa y el suministro de agua proviene de estanques de desalinización, recolección de agua de lluvia y reciclaje de aguas residuales. Los techos planos están cubiertos alternativamente con paneles solares y terrazas. Los parques eólicos y generadores alimentados por las fluctuaciones del nivel del mar se encargan del resto de las necesidades energéticas. Se proporcionan buenas conexiones con el continente, a través del transporte marítimo y aéreo o conexiones fijas, dependiendo de las posibilidades locales. En el continente se encuentran las áreas industriales, agrícolas y recreativas asociadas. Las tareas y servicios administrativos se llevarán a cabo in situ. Todo el tráfico en y alrededor de esta balsa residencial funciona con energía eléctrica. En resumen, el ingenio humano proporciona todo lo necesario para vivir bien y razonablemente cómodamente, con todas las comodidades de una metrópolis moderna.  ¿Cuáles serían los beneficios de esto?

Una gran ventaja de este complejo de ciudad flotante sería que no puede sufrir tsunamis o terremotos, ya que flota en el océano. El tamaño del conjunto y la calidad de su construcción mecánica pueden proporcionar una protección ideal contra las tormentas. Debido a la ubicación en el mar y al hecho de que no hay industria contaminante en el sitio, la calidad del aire sería óptima.  Dado que el complejo es nuevo, todo el arsenal de conocimientos técnicos y dispositivos técnicos se puede aplicar ampliamente a él, de modo que los residentes tengan todo lo que la tecnología moderna puede ofrecer, con una carga extremadamente baja de contaminación y consumo de energía.

Todo el mundo tendría la oportunidad de mudarse a tales ciudades marítimas de forma voluntaria y, a medida que aumenta la población mundial, este sistema de vivir en el agua (que de hecho ya existe a pequeña escala desde mucho tiempo) se expande gradualmente. Que quede claro que estamos hablando de una posibilidad puramente teórica, que – si resulta factible en la práctica – podría resolver o reducir la mayoría de nuestros problemas ambientales actuales. Aunque es (¿por ahora?) una ficción, podemos aprender algo de ella.

En primer lugar, nos muestra que el ingenio humano tiene posibilidades más que suficientes para resolver el lado técnico de casi todos los problemas materiales, incluidos los asociados con una población mundial en crecimiento. Los pesimistas profesionales, por supuesto, responderán que, a pesar de todas las facilidades, nuestro mundo algún día habrá alcanzado los límites de su capacidad, si el número de personas continúa aumentando indefinidamente. Ese puede ser el caso, pero este argumento contiene una serie de factores desconocidos. ¿Quién puede determinar cuál es realmente la capacidad de la tierra para la producción de alimentos, incluidos los océanos? Los cazadores mesolíticos del norte de África cada vez más seco no pudieron hacer eso, por lo que finalmente encontraron refugio en la fértil cuenca del Nilo. Malthus tampoco podía hacer eso, porque no tenía una bola de cristal y no sabía qué iba a producir el ingenio humano a continuación. Los científicos actuales tampoco saben eso, porque tampoco pueden ver el futuro (aparte de los “futuristas”).

Tampoco sabemos todavía cuáles son las posibilidades de vida extraterrestre, pero ya sabemos que los humanos pueden vivir allí durante meses o años, con una reserva de alimentos que ocupa muy poco espacio y un suministro de energía que proviene directamente del sol. Además, vivimos en un planeta que todavía nos sorprende cada día y que aún no ha desvelado todos sus secretos y posibilidades. Después de todo, lo que todos saben o deberían saber es que, en promedio, se necesita al menos una generación (unos 25 años) para un aumento parcial de la población, mientras que una pandemia (nunca descartada) puede acabar con grandes partes de la población mundial en un año o menos. Esta es una de las posibilidades reales de catástrofe que la humanidad siempre tendrá que tener en cuenta, en lugar de asustarse por pronósticos poco confiables de los horrores inminentes de la superpoblación.

Finalmente, llegamos a la conclusión de que el discurso catastrófico sobre la “superpoblación” se debe más bien a obsesiones ideológicas, que alimentan temores instintivos, que por un pensamiento científico sobrio. Una segunda conclusión es de naturaleza religiosa: Jesús tenía razón, no debemos preocuparnos demasiado, porque Dios le ha dado todo a la humanidad para tratar eficientemente los problemas terrenales. Para un creyente es claro: lo más importante que le falta a la humanidad es el reconocimiento unánime, la fe y la confianza en su Creador. Pero esto no debe llevarnos a hacer la vista gorda ante los graves problemas a los que nos enfrentamos hoy y el hecho de que muchos se están muriendo de hambre. ¿Cuáles son las causas de esto?

Sabemos desde hace mucho tiempo que estas no se deben al crecimiento de la población, ni a la escasez de producción de alimentos. Cada año, se tiran grandes cantidades de alimentos porque no rinden lo suficiente. Si se distribuyeran entre los hambrientos, parte del problema desaparecería. Pero a pesar de ese desperdicio masivo, no hay absolutamente ninguna escasez de alimentos; el problema es la distribución de alimentos. Las imágenes recientes de la hambruna en Somalia y los países vecinos dieron un ejemplo conmovedor de esto: montones de alimentos para personas demacradas que seguían siendo inalcanzables debido a la situación insegura en su país. Ansia de poder de unos, fanatismo de otros, miopía ideológica, codicia de los ricos que nunca tienen suficiente, …: estas son las causas de los principales problemas mundiales, incluida la pobreza. Las declaraciones bastante estúpidas de la organización flamenca de solidaridad “11-11-11” que juegan con el pesimismo sobre el cambio climático están al margen del problema: nuestra contaminación del aire incontrolada afecta en primer lugar nuestros propios pulmones y no tiene nada que ver con los deslizamientos de tierra en el Perú, que existen desde la formación de la cordillera de los Andes y con el que los habitantes de esa cordillera probablemente tendrán que lidiar durante muchos miles de años por venir.

Adán y Eva fueron mandados o invitados por Dios a multiplicarse, teniendo en cuenta su voluntad.  Los seres humanos se multiplicaron, pero muchos siguieron ignorando la voluntad de Dios. El nuevo Adán, como Cristo es llamado por San Pablo, dio a sus seguidores un nuevo mandamiento: “Id y enseñad”. La aceptación de las enseñanzas de Cristo de amor, obediencia y confianza en Dios sienta las bases para resolver toda la miseria con la que la humanidad ha luchado desde la caída de nuestros antepasados. Su causa principal no es un fenómeno demográfico o geográfico, sino que tiene que ver con un déficit moral, que en sí mismo es el resultado de una relación rota con Aquel que creó la realidad material, con todas sus posibilidades y peligros. Desacuerdo, miopía, pretensión, codicia, indiferencia (esta última, según la Madre Teresa, es el verdadero opuesto al amor, no el odio) …: Ahí es donde radican los problemas centrales. Entonces luchemos contra estas causas, rehabilitemos a Dios, proclamemos su voluntad y demos buen ejemplo.

IVH

Geef een reactie

Vul je gegevens in of klik op een icoon om in te loggen.

WordPress.com logo

Je reageert onder je WordPress.com account. Log uit /  Bijwerken )

Twitter-afbeelding

Je reageert onder je Twitter account. Log uit /  Bijwerken )

Facebook foto

Je reageert onder je Facebook account. Log uit /  Bijwerken )

Verbinden met %s