Alfred Russel Wallace sobre su propia teoría de la evolución

Como anticipo del tema aquí tratado, publicamos una entrevista que nos da una idea del pensamiento de uno de los fundadores de la teoría de la evolución. Su forma de pensar abierta e independiente le llevó a decir adiós al materialismo. Se dio cuenta de que algo especial había sucedido en la última fase del proceso evolutivo, en el origen de nuestros primeros antepasados. El hombre fue dotado de propiedades no materiales de un orden superior, que no se pueden encontrar en ningún otro tipo de vida. Científicamente hablando, se trata principalmente de su capacidad para razonar de una manera puramente lógica y abstracta, tanto matemática como lingüísticamente. Además, el hombre se distingue por sus cualidades espirituales: la capacidad de discernir y apreciar la belleza, de desarrollar las artes, etc. Sobre todo, puede tomar conciencia del Dios Creador a quien le debe todo esto.

Fuente: Katholiek Nieuwsblad.

Las opiniones del profesor Alfred Russel Wallace, OM, FRS., reproducidas en una entrevista por Harold Begbie, impresas en la página cuatro del Daily Chronicle (Londres) en las ediciones del 3 y 4 de noviembre de 1910. De Michael A. Flannery, Alfred Russel Wallace, Discovery Institute Press (2011) pp. 145-152. Traducción propia de la traducción al neerlandés de Henk Rijkers. El texto en inglés se puede consultar en la siguiente dirección: http://people.wku.edu/charles.smith/wallace/S746.htm .  (En el texto en negrita, el entrevistador habla).

En la hermosa y solitaria carretera entre Poole Harbour y Broadstone, a unas tres millas de distancia, pasé varias veces ocho o nueve vagabundos, los especímenes más lamentables y deprimentes de la raza humana que puedas imaginar, algunos hombre, algunas mujer, dos de ellos todavía niños.

Al final de mi viaje, encontré al profesor Alfred Russel Wallace en su oficina, rodeado de toda la agradable evidencia del celo implacable de un erudito. Tiene 87 años. Sus ojos brillan con inteligencia, sus movimientos son rápidos y activos, hay vitalidad, poder y fuerza en su voz. Alto y flaco, con una cara de marfil y cabello tan blanco como la nieve, este mayor representante vivo de la época victoriana, amigo y contemporáneo de Darwin, y con Darwin el autor simultáneo de la teoría de la evolución, trae al mundo a la edad de 87 años las bendiciones del trabajo y la satisfacción del esfuerzo diligente. “Dar” fue el evangelio de su vida, entregándose a la búsqueda de la verdad y dar la cosecha completa de sus trabajos a la humanidad. Y el resultado es una edad avanzada, que rebosa de felicidad, una inteligencia extraordinariamente aguda, sentidos agudos no disminuidos y un placer tan amplio y universal en la vida humana, que es capaz de simpatizar con nuestros últimos sueños y seguir el progreso político de la humanidad con un entusiasmo que se ve frenado solo por el esparcimiento frente a nuestros retrasos y vacilaciones anticuados.

Tal vez sea necesario decir al principio de este artículo que hay personas en el mundo que argumentan que la hipótesis de la evolución lo ha explicado todo, que el universo se despliega y se lleva a sí mismo, que la ley llamada “Uniformidad de la Naturaleza” hace que un Dios que controla todo sea impensable e imposible, que nunca ha habido una creación, que nunca ha habido un plan y que nada tiene un propósito.  Todo es coincidencia, casualidad y sin sentido. “El mundo es una condensación de gas primordial, una serie de acumulaciones de piedras y meteoros”. Estas personas no son agnósticas. Los agnósticos simplemente dicen que no saben cómo y por qué se hicieron las cosas de esta manera. Y no son monistas; no, son materialistas, las milicias del escepticismo civilizado y vacilante, los últimos retadores y destructores de todo lo que alude al idealismo; y en lugar de decir que no saben esto o aquello, afirman muy categóricamente, con el valiente príncipe Haeckel a la cabeza, que lo saben todo. Y su todo es nada.

Pero, ¿cómo comenzó la vida en este planeta?

Originalmente, nuestra tierra era parte del sol. Sin embargo, el sol está muy caliente. Un caldero de agua hirviendo o un barril de plomo líquido parecería gélido, incluso en el borde extremo de las llamas envolventes.  No tenemos idea del calor en el corazón del sol, del cual nuestra tierra saltó hace varios millones de eones, y comenzó como una colonia por sí sola, unida solo a la patria por el vínculo sentimental de la gravedad (1). Porque nadie sabe durante cuántos ciclos esta tierra emigrante fue una bola de llamas ardiente y furiosa, cuando durante miles de años ella estaba más caliente que cualquier cosa que podamos imaginar; y una vez que llegó a una órbita estacionaria, era aproximadamente tan habitable como la lava del Vesubio. Han pasado millones de años (tantos como desees) y la superficie de la tierra se ha enfriado, se ha enfriado tan tremendamente que las plantas han podido crecer allí, han aparecido criaturas allí, y finalmente nos encontramos con esquimales temblorosos vestidos de piel y el indomable Dr. Cook quitándose el sombrero frente al Polo Norte.

Bueno, nunca he podido entender cómo el germen de la vida logró sobrevivir en nuestra tierra fundida. ¿Cómo superó este calor inimaginable? Si dejo caer semillas en el fuego o las hierdo en un caldero, desaparecen o se niegan a crecer. Pero una vez fueron parte de un horno en llamas,    fueron absorbidos en la compactación de gas primordial, y existieron en el sol. ¡Milagro de milagros! El agnóstico me dice que no lo sabe. El materialista dice que es solo un poco más difícil que este viejo problema: ¿qué fue primero, la gallina o el huevo? Pero no sé la respuesta a este importante enigma, y el materialista no me dice nada que pueda entender al respecto. Humildemente pongo toda mi ignorancia sobre este tema a los pies del profesor Wallace, el padre de la evolución, que tiene la mente más abierta de todos los investigadores.

“Por supuesto”, dijo con una sonrisa, “no hay una respuesta razonable al materialismo. La vida no podría existir en el planeta rojo caliente. Ni una sola vida, ni siquiera las formas más bajas y primitivas. Los materialistas lo saben. ¡Algunos de ellos se salvan de las dificultades diciendo que la vida ha llovido sobre la tierra con meteoros, meteoros! Esta teoría es entretenida en lugar de ridícula. No necesitamos discutirla.”

Pero, ¿cuál es la respuesta?

“Bueno, es la respuesta muy simple, ordinaria y anticuada. Que en algún momento de la historia de la tierra, después del proceso de enfriamiento, tuvo lugar un acto de creación bien definido. Algo vino de afuera. Un poder se ejercía desde el exterior. En una palabra, la vida fue dada a la tierra. Todos los errores de quienes tergiversaron la tesis de la evolución en nombre de algo que, de manera bastante inapropiada, se llama darwinismo, nacieron de la suposición de que la vida es una consecuencia de la organización. Esto es impensable. La vida, como admitió Huxley, es la causa, no el resultado, de la organización. Permita la vida, y la hipótesis de la evolución es concluyente e irrefutable. Pon la organización en primer lugar y conviértala en el origen y la causa de la vida, y te pierdes en un laberinto de locura. Un examen honesto y persistente de la naturaleza obliga a la mente a asegurar que en un cierto período de la historia de la tierra ha habido un acto de creación, un regalo a la tierra de algo que no había poseído antes; y a partir de este don, el don de la vida, ha brotado la infinita y hermosa población de formas vivientes. Entonces soy de la opinión, como saben, de que hubo otro acto de creación, un regalo de un espíritu o alma al hombre, cuando había emergido de sus antepasados simios. Nada en la evolución puede explicar el alma del hombre. La diferencia entre el hombre y otros animales es insuperable. Las matemáticas por sí solas son suficientes para mostrar una habilidad que no ocurre en otros seres. Luego tienes la música y la habilidad artística. No, el alma era una creación separada.”

Pero, ¿son estos los dos únicos casos de interferencia externa?

“Bueno, llegamos a una gran pregunta. Abordo este tema en un libro que Chapman & Hall publicará el próximo invierno. En ciertos sentidos, este libro será mi última contribución al lado filosófico de la evolución. Se ocupa del gran tema de la Focalización. ¿Hay liderazgo y regulación, o todo es el resultado del azar? ¿Estamos solos en el cosmos y sin sentido para el resto del universo? ¿O somos un paso en “una escalera de criaturas”, una jerarquía de seres? Bueno, puedes abordar esta pregunta a través del camino metafísico, o, como hombre de ciencia exacta, a través de la percepción del mundo físico y reflexionando sobre objetos visibles y tangibles. Hago mi contribución como hombre de ciencia, como naturalista, como hombre que estudia su entorno para ver dónde está. Y la conclusión a la que llego en mi libro es esta: que en todas partes, no aquí y allá, sino en todas partes, y en el funcionamiento más pequeño de la naturaleza en el que ha penetrado la percepción humana, hay un propósito y una orientación y supervisión constantes.”

No sería bueno para mí, y puede ser peligroso, tratar de hacer algo como un resumen de la exposición del profesor Wallace, porque aparecerá en forma de libro; pero con mucho cuidado y lo mejor que pueda, mencionaré aquí solo uno o dos casos citados por el autor, en la informalidad y el descuido de una conversación informal, para justificar su afirmación de que hay una orientación y control constantes a lo largo de todo el misterio de la existencia terrenal. Para el lector, esperamos que esto sea suficiente para que quiera leer el libro cuando salga, en lugar de ya formar aquí una opinión sobre la exposición del autor. 

“Me parece”, dijo el profesor Wallace, “que hay evidencia innegable de guía y control en la disposición física de cada ser vivo. Consideremos por un momento la cuestión de la nutrición. Las personas de diferentes razas comen diferentes tipos de alimentos. Las personas de la misma raza pueden seguir dietas tan diferentes como la lima o el queso.  Pero, en cualquier caso, el resultado principal es el mismo. La comida se convierte en sangre. Es bastante interesante, bastante hermoso, bastante alucinante… pero preste atención a lo siguiente. Esta sangre que circula por todo el cuerpo se convierte en cabello en algún momento y en uña en otro; aquí se convierte en hueso y allí en tejido; al mismo tiempo que se convierte en piel, se convierte en un nervio; es tanto el hueso de mi dedo como el ojo de mi cabeza. El materialismo forja palabras como “secrétion”, pero no hay una palabra que signifique acción inconsciente y accidental que pueda explicar este misterio.”

“Piénsalo. La sangre en nuestras venas en algún momento se convierte en una uña. Se convierte en una sustancia dura y cachonda, con una textura superficial y un carácter reconocible y clara. Y también se convierte en el cabello de nuestras cabezas. ¿Cómo puede este mismo líquido, inconscientemente y sin inteligencia, llevar a cabo estas tareas tan diversas y maravillosas? Recuerda que esta actividad de la sangre es incesante; continúa hasta el momento de la muerte. Lo más laborioso de la tierra es este misterioso líquido, que llamamos sangre. Construye los cuernos y pieles de los animales, las plumas y los picos de las aves, las escamas y los huesos de los reptiles, las alas y los ojos de los insectos, los cerebros de los poetas y los músculos de los trabajadores. Digiere la comida de cada uno de nosotros, repara nuestros tejidos desgastados, restaura nuestra energía, nos hace y nos recrea en cualquier momento del día. Ahora, ¿no es una locura decir que la sangre puede hacer todas estas cosas maravillosas y diversas por sí sola, que fluye sin conciencia y control hasta las yemas de los dedos y se convierte así en una uña; o que sube hasta el cráneo y sin más se convierte en pelo? ¿Es más consistente con la razón para decir que la sangre hace su trabajo por sí sola y sin la intención de hacerlo, o que está inteligentemente dirigida hacia su blanco por la dirección consciente? ¿Qué teoría es más consistente con el sentido común?”

Le pregunté a mi anfitrión si había formulado un punto de vista sobre la naturaleza y el carácter de este control, que supervisa la gestión de nuestro cuerpo.

“Creo que es el liderazgo”, dijo, “de seres que son superiores a nosotros en fuerza e inteligencia. Llámalos espíritus, ángeles, dioses, lo que quieras… El nombre no importa. Encuentro este control ya en la celda más baja; la maravillosa actividad de las células me convence de que está guiada por la inteligencia y la conciencia. No puedo entender cómo una mente justa e imparcial, plenamente consciente de esta magnífica actividad, puede convencerse a sí misma de creer que todo esto es un accidente ciego y no inteligente. Puede que no sea posible para nosotros decir cómo se ejerce el liderazgo, y por qué poderes exactamente, pero para aquellos que tienen ojos para ver y una mente acostumbrada a pensar, hay incluso en las células más pequeñas, en la sangre, en toda la tierra, y el resto del universo estelar – nuestro propio pequeño universo, se podría decir – liderazgo inteligente y consciente; existe, en una palabra, el Espíritu.”

Frederick Myers (1843-1901) (2), escritor y pionero en la investigación de fenómenos psíquicos, sugirió que nuestra conciencia normal es solo un fragmento de nuestra alma total, que una mayor parte de nosotros está trabajando en el cuerpo, que opera toda la maquinaria hermosa y compleja del organismo, y que nos influye sin que lo sepamos.

“Sí, esto puede o no ser cierto. Pero necesitamos ampliar nuestra visión. Necesitamos ver más seres en el universo que nosotros mismos. Creo que debemos reconocer que entre el hombre y la deidad más grande, hay una multitud casi infinita de seres en el universo que trabajan con tareas tan bien definidas e importantes como las que debemos lograr en la tierra. Puedo imaginar que el universo está poblado por espíritus, es decir, seres inteligentes, con habilidades y deberes similares a los nuestros, pero más extensos, infinitamente más extensos. Creo que hay un ascenso gradual del hombre hacia arriba y más allá, a través de una legión casi infinita de estos seres, hacia la Primera Causa, de la cual es imposible para nosotros hablar. A través de Él, estos seres infinitos actúan y se dan cuenta de las cosas, pero tal vez Él mismo no tiene contacto real con nuestra tierra.”

A veces falla la gestión de nuestros cuerpos.

“Es cierto. No estoy diciendo que el control sea absoluto, ni que sea una cuestión de interferencia. Aparentemente, el control está sujeto a leyes tan firmes e indisolubles como las que gobiernan al hombre y su universo. Ciertamente, depende en gran medida de nosotros para su éxito. Creo que estamos influenciados, no interferidos, y que la gestión de nuestros cuerpos es igual de difícil, para aquellos que son responsables de ello, como, por ejemplo, cultivar la tierra para nosotros.”

Pero de todos modos, ¿crees que la creación tiene un propósito?

“Esto se impone en todas partes donde miro.  No puedo examinar la más mínima o más ordinaria cosa sin que mi mente esté edificada y asombrada por el milagro, por la belleza, el poder y la sabiduría de su creación. ¿Alguna vez has mirado de cerca la pluma de un pájaro? Casi creo que la pluma es la obra maestra de la naturaleza. Ningún ser humano en el mundo puede hacer tal cosa, o cualquier cosa que se la parezca remotamente. ¡Alguien dijo que una sola pluma, del ala de una garza, está formada por más de un millón de partes! El tallo es hueco y se mantiene unido por ingeniosidades pequeñas que recuerdan a ganchos y ojos. Está hecho de un material tan ligero que un dedo puede torcer la forma, pero si es perforado o desgarrado por un ligero golpe, se sella y repara rápidamente. Observa a un pájaro navegar sobre la tierra en una ráfaga de viento, y luego piensa en la ligereza de sus plumas. Y estas plumas son herméticas e impermeables, ¡es el proyecto más perfecto que puedas imaginar!”

“¿Y alguna vez has pensado en eso? Lo más hermoso y elegante de la tierra es, sin duda, un pájaro. Creo que todo el mundo piensa que sí. No se puede observar el vuelo del ave más común ni estudiar el esplendor de su plumaje, sin un sentimiento de intensa admiración. Son criaturas exquisitas. Bueno, toda esa belleza está en las plumas. Despoja a un pájaro de su plumaje, y lo que era más perfecto se convierte repentinamente en el más feo y ridículo. Un pájaro joven nos hace reír. Cuando las plumas hayan crecido, esta misma ave lleva a Shelley a escribir una oda inmortal. Este es el milagro de las plumas. ¿Y cómo crecen? La evolución puede explicar una buena parte. Pero el origen de una pluma, su crecimiento, está mucho más allá de nuestra comprensión, y ciertamente del poder del azar.”

Sacudió la cabeza y sonrió amablemente ante el fanatismo de los darwinistas. “Las escamas en las alas de una mariposa”, dice con calma, “no tienen explicación en la evolución. Pertenecen a la belleza, y la belleza es un misterio espiritual. Incluso Huxley se sorprendió por la belleza de su entorno. ¿Cuál es el origen de la belleza? La evolución no puede explicar esto.”

¿Sigue siendo la evolución una hipótesis fiable?

“Cada nuevo descubrimiento en la naturaleza hace que la hipótesis original sea más fuerte. Pero estoy hablando de una evolución saludable y honesta, a la que no le importa cómo comenzó, y solo sigue algunos eslabones en una cadena bastante obvia. La evolución no tiene nada que decir sobre la cadena en sí. En cuanto a mí, estoy convencido de que, en un cierto período de la historia de la tierra, hubo un claro acto de creación y que desde el momento que la evolución estaba en acción, hubo una dirección que se la dio. Cuanto más profundamente piensen las personas sobre lo que pueden percibir, más se darán cuenta de que el materialismo es una locura extremadamente gigantesca. Y creo que pronto desaparecerá de las mentes. Al principio, había una excusa. En el disparate autoritario y la superstición del clericalismo, la evolución ha lanzado una bomba de la fuerza más mortífera. Aquellos cuya inteligencia había sido ofendida y enfurecida por la agitación absurda de los sacerdotes, continuaron concluyendo que la religión había sido destruida, que una pequeña serie de razonamientos había explicado todo el universo infinito, que el origen del espíritu estaba en el barro y su propósito en el polvo. Era un punto de vista que no podía durar.  El materialismo está tan muerto para todas las mentes inteligentes como las cosas sacerdotisas. Hay leyes de la naturaleza, pero están dirigidas. Dondequiera que miremos, nos enfrentamos a la fuerza y la inteligencia. El futuro estará lleno de asombro, reverencia y una fe tranquila que hace justicia a nuestro lugar en el plan de las cosas.”

¿Y más conocimiento también?

“Oh, sí, solo estamos al comienzo del rompecabezas.”

(1) El periodista en cuestión está equivocado. La Tierra no tiene “millones de eones”,  sino unos 4.500 millones de años. Tampoco saltó lejos del sol, sino que se formó por acreción: la contracción de partes de la nebulosa solar. El sol también se formó de la misma manera en medio de esta nebulosa, solo la nimiedad geológica de hace unos 100 millones de años.

(2) Frederick Myers (1843-1901), escritor inglés y uno de los primeros investigadores sobre fenómenos psíquicos.

Geef een reactie

Vul je gegevens in of klik op een icoon om in te loggen.

WordPress.com logo

Je reageert onder je WordPress.com account. Log uit /  Bijwerken )

Google photo

Je reageert onder je Google account. Log uit /  Bijwerken )

Twitter-afbeelding

Je reageert onder je Twitter account. Log uit /  Bijwerken )

Facebook foto

Je reageert onder je Facebook account. Log uit /  Bijwerken )

Verbinden met %s