La “Selección Divina”

19-08-2022

Introducción

Una de las obras de arte más famosas es lo que Michelangelo pintó en la bóveda de la Capilla Sixtina,  llamada La Creación de Adán. En él, son las manos de Dios y Adán – que casi se tocan – las que atraen espontáneamente nuestra atención. Mientras que la mano de Adán se extiende aun débilmente hacia Dios, vemos que el dedo índice de Dios apunta firmemente a Adán.  Miguel Ángel sugiere así la elección del hombre, algo diferente a una creación directa. Se dice que Miguel Ángel se inspiró en el himno “Veni Creator Spiritus”, en el que se menciona la mano derecha paterna, pero también puede ser que Miguel Ángel tuviera una visión de la creación o el origen del hombre que fuera más allá de las interpretaciones en gran medida literales del Génesis de su época. La otra mano de Dios apunta a un niño que mira directamente al espectador. El niño es interpretado como Jesús, el segundo Adán, ya provisto por Dios para compensar los errores del primero.

Estirar el dedo índice para indicar algo o alguien es algo típicamente humano, que se puede observar como un comportamiento innato incluso en niños muy pequeños (que generalmente se desaprende como “grosero” más adelante en la vida). También vemos que los líderes o ídolos tienden a señalar a alguien en su audiencia, dándose así un estatus de “selector”. Quien selecciona toma una posición soberana, de la cual se determina quién o qué es importante, interesante, útil o correcto.  Señalar es, de hecho, un lenguaje primario humano con el que uno crea distinciones, toma decisiones o llama la atención.  En esta representación, esto enfatiza que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza y lo nombró como “maestro” – o tal vez mejor como “guardián” – de su creación.

Las “selecciones” darwinianas

Lo que llamamos selección no es algo que sucede “al azar”, ciega o accidentalmente, sino una acción que se basa en criterios o procesos de pensamiento que nos llevan a una elección. Por ejemplo, podemos seleccionar animales con ciertas características y  criarlos hasta obtener una raza que cumpla al máximo con nuestros deseos. El naturalista Darwin, él mismo criador, extrapoló el proceso de selección artificial a la “naturaleza”, cuando sentó  las bases de su teoría de la evolución con su libro Sobre el origen de las especies. El problema con la “selección natural”, sin embargo, es que esta teoría solo proporciona una buena explicación para los cambios secundarios dentro de una especie, pero mucho menos para la aparición de nuevas especies. En la reproducción sexual, tal ocurrencia es efectivamente contrarrestado por la selección sexual necesaria y la mezcla racial casi inevitable. Otro   problema -de naturaleza ideológica esta vez- es el hecho de que esta hipótesis presenta la evolución de la vida y el origen de la especie humana como resultado de la mera casualidad.  Se utiliza como base para demostrar la inexistencia de ningún propósito en la historia de la vida terrenal. De esta forma, se puede cortar de raíz la idea misma de una posible instancia creadora o interviniente.

Para la aparición de una nueva especie que se reproduce sexualmente, se debe tener una pareja con aproximadamente las mismas características nuevas, que hacen imposible el cruce exitoso con otros miembros del mismo grupo. Además, esa pareja debe producir una descendencia viable y haberlo hecho de manera efectiva. Este es un evento extremadamente excepcional. El genetista Prof. Jérôme Lejeune († 1994) ha analizado en detalle esta importante cuestión de la teoría darwiniana de la evolución (1).  Una forma de resolver este problema es extender el concepto biológico de “especie”, de modo que – para obtener el resultado deseado – también se refiere a razas o “subespecies”. El aislamiento geográfico de ciertas razas solo evita el problema de manera temporal o parcial. Un buen ejemplo de esto nos muestra el Homo sapiens neanderthalensis, una raza o “subespecie” fácilmente reconocible de Homo sapiens, cuyo físico y forma de cráneo exhiben una serie de características “primitivas”. La investigación del ADN confirma que después de varios cientos de miles de años de aislamiento, en Europa y el Cercano Oriente, una pequeña parte de ella se ha mezclado con inmigrantes de nuestra actual especie humana moderna, con el resultado final de que el europeo promedio también se volvió un poco neandertal. Por supuesto, eso no significa que pertenezca a una “especie humana” diferente a, por ejemplo, el asiático promedio. Vemos una situación similar con los conocidos pinzones de Darwin y otros animales endémicos de las Islas Galápagos.  La mayoría de estas “nuevas especies” todavía pueden cruzarse perfectamente entre sí y otras especies relacionadas y producir descendencia fértil.  ¿Qué hay en un nombre?

Por supuesto, la “naturaleza” está involucrada en la aparición de nuevas especies, ya que son una parte integral de ella. Pero eso no sucede a través de las llamadas influencias externas de “selección”, sino a través de procesos internos basados en mutaciones genéticas, impulsados por la característica básica de toda vida: la voluntad creativa de sobrevivir (2).  Las condiciones naturales ciegas y aleatorias y la “supervivencia del más apto” conducen a cambios adaptativos, pero no “seleccionan”. Más bien, obstaculizan  la evolución ascendente y han causado muchas extinciones a gran escala.  La “naturaleza” consiste en gran medida en una interacción aleatoria de fuerzas, en la que solo la vida muestra una orientación deliberada independiente y una capacidad de procesamiento y selección  de información.  Las fuerzas incontroladas de la naturaleza, por otro lado, suelen ser peligrosas e incluso pueden ser “crueles” a los ojos humanos. Prof. Dr. Lejeune una vez lo expresó sucinta y didácticamente de esta manera: “Dios siempre perdona, el hombre a veces y la naturaleza nunca” (3).

“Origen” y “selección”, así como “selección” y “coincidencia”, son conceptos contradictorios, y solo por esta razón la ideología de inspiración darwiniana que utiliza el término “selección natural” se basa en la confusión. La selección sexual, por otro lado, no es algo contradictorio, ya que es la expresión externa de un proceso interno que forma parte de la mencionada estrategia de preservación de la vida. Darwin creía que encontraría en ella la solución a los problemas con su teoría original, pero pensado mejor, también con eso estaba en el camino equivocado. La selección sexual también solo conduce a cambios graduales que acentúan los detalles, como la longitud de una cola, el patrón de color de un pelaje, la llamada de un pájaro, la danza de apareamiento de los flamencos, …  De hecho, es una especie de prueba de aptitud y optimización de los rasgos específicos de la especie. Sin embargo, los cambios estructurales de las especies son contrarrestados por ella. Como se explicó anteriormente, la selección sexual solo puede dar lugar a una nueva especie en mutaciones importantes, en circunstancias con una frecuencia muy mínima.

Ambos fenómenos, las continuas adaptaciones genéticas y las raras macromutaciones formadoras de especies, son dos procesos básicos completamente distintos e independientes. Proporcionaron una parte significativa de la diversidad biológica, una en gran parte dentro de la misma especie y la otra enteramente entre especies genéticamente definitivamente separadas. Otro modo de especiación (lógicamente el original, subyacente a los principales taxones) se encuentra en la reproducción asexual, como resultado de mutaciones sucesivas. Puede ir más rápido y con mayor frecuencia, ya que no requiere ningún tipo de aislamiento. En estos casos, también, las condiciones externas pueden determinar las posibilidades de supervivencia de la nueva especie, pero en general no tienen ninguna influencia en su origen. De la extensa literatura sobre este tema tan complejo y controvertido, aprendemos que todavía hay mucho por aclarar o corregir.

Las Selecciones Divinas

Si uno considera toda la creación, la evolución y la historia humana, entonces hay otras “selecciones” decisivas en ella.  Desde una visión cristiana creyente podemos hablar con franqueza de “selecciones divinas” en la historia del origen y el curso ulterior de las realidades que nos llevan y nos rodean.  Esta suposición es, por así decirlo, la contrapartida de la contradicción de inspiración atea que ha infectado a la ciencia biológica con la casi omnipresente “ley de la selección natural”. Ahora veamos qué selecciones pueden ser calificadas como decisivas y asociadas con decisiones divinas.

Como sabemos, el universo conocido está formado por un conjunto de leyes de la naturaleza muy precisas e inviolables. Un cambio minúsculo en los datos matemáticos de estas reglas básicas hace que nuestro universo sea imposible (4). Estas reglas básicas se han establecido científicamente hace mucho tiempo. Sin embargo, es imposible para la ciencia explicar esto, ya que hacerlo la colocaría en un campo metafísico que ya no es el suyo. La intuición religiosa innata del hombre nos ofrece la respuesta satisfactoria: el Creador ha seleccionado estas leyes para la formación de una realidad multidimensional de la que formamos parte. Lo hizo con un resultado que pensó “bueno”, como enseña la primera historia de Génesis. La creación fue buena porque cumplió el propósito final de Dios: el surgimiento de seres dotados de un libre albedrío de selección, como reflejo del propio ser de Dios. Tendrán  la oportunidad de entrar en su perfección creativa, que llamamos “Amor Divino”.

En ese universo, cuya parte conocida consiste principalmente en una enorme cantidad de sistemas solares a distancias mucho más allá de nuestra imaginación humana, hay un solo  planeta de color azul que sabemos con certeza que contiene vida. Hay una intensa búsqueda de otras esferas espaciales productoras de vida, pero por el momento solo tenemos que conformarnos con la nuestra. Ya conocemos bastante bien las condiciones previas en las que la vida es posible, pero aún no sabemos  cómo surgió esa vida inimaginablemente complicada, a pesar de todas las pretensiones científicas.  Las condiciones previas de la vida y su complejidad ya nos enseñan que la vida es algo tan excepcional que podemos usar con seguridad la palabra “milagroso”. Si tal milagro ha ocurrido en otro lugar puede algún día ser determinado, o clasificado definitivamente como ciencia ficción, pero también podría seguir siendo un problema científico para siempre (5).

Incluso si ocurriera lo primero, está lejos de ser seguro que podamos descubrir hasta qué punto la vida extraterrestre “evolucionó” en seres con los que podemos comunicarnos. A pesar de todos los mega telescopios, estaciones espaciales y el filtrado continuo del ruido cósmico, esa posibilidad no parece mucho mayor que la de que algún día se puedan escanear los pensamientos que han pasado a través de un cráneo fósil. Además, ¿por qué esos “seres” necesariamente querrían comunicarse con nosotros? ¿Tal vez son demasiado inteligentes para eso? Lo único que sabemos con total certeza es que nuestra tierra se encuentra en una situación privilegiada, que es muy delicada y por la cual nosotros como “guardianes” tenemos una gran responsabilidad.  Entonces, en términos religiosos, podemos decir con seguridad que nuestra tierra fue seleccionada por Dios como una “matriz” que dio a luz a la vida misteriosa. En quechua se llama “Pachamama” o “Madre Tierra”.

Para la siguiente selección, hacemos un gran salto geológico de varios miles de millones de años y dirigimos nuestra atención a la historia del Génesis, tan magníficamente ilustrada por Miguel Ángel para sus contemporáneos y sus descendientes. Entre todos los individuos humanos, Dios ha seleccionado a Adán, manteniendo a Eva detrás de su brazo junto con Jesús. (También podría ser María, pero esa discusión iconográfica no es tan importante aquí). Podemos describir este evento como una selección divina, que será confirmada y “realizada” por la selección sexual mutua de la pareja humana de la que desciende la humanidad actual. La diferencia fundamental con la que los miembros de esta “familia primordial” se distinguieron de todas las demás poblaciones más o menos relacionadas es que sus vidas ya no estaban dictadas por necesidades instintivas en primer lugar, sino por su relación con El que reconocieron como su Creador. Así introdujeron en la tierra un estilo de vida completamente nuevo e inspirado espiritualmente. Al hacerlo, daban un paso evolutivo excepcional hacia lo desconocido. En términos paleo antropológicos, ese paso fue el comienzo de la “evolución cultural”. Esto finalmente permitió que su progenie poblara el mundo entero y adaptara su entorno lo mejor que pudiera a su voluntad.

La Biblia nos enseña que desde entonces Dios se ha involucrado intensamente con sus criaturas escogidas y ha actuado regularmente “seleccionando”. Por ejemplo, castigó gran parte de ellas con un Diluvio y escogió a Noé para continuar la tradición religiosa de nuestros antepasados humanos en una relación obediente con Él. Después de la familia de Noah, vemos que Abraham y Sara son comisionados para continuar esta tarea  y  a  su vez convertirse en los progenitores de una descendencia que  será tan numerosa “como las estrellas en el cielo”. Después Moisés fue nombrado. Él liberará a su pueblo y se convertirá en el padre espiritual de ellos, aprendiéndoles a vivir de acuerdo con la voluntad de Dios, resumida en los 10 mandamientos. Luego vino la era de los profetas bíblicos, designados por Dios para preparar la venida del segundo Adán. Una joven virgen sencilla, que había dedicado su vida enteramente a Dios, fue elegida entre todas las mujeres y bendecida como la madre del tan esperado Mesías. Para continuar su obra de redención, este Hijo de Dios y de los hombres nombró a doce apóstoles, elegidos de entre la gente común, para que se convirtieran en los pilares sobre los que edificó su Iglesia.  En resumen, la Biblia puede describirse como la historia de la relación entre Dios y el hombre, con muchos detalles sobre los altibajos de esa historia llena de acontecimientos. Será difícil o imposible encontrar una literatura más rica que nos abra los ojos más profundamente a lo que realmente importa en nuestras vidas.

Anunciación. Imagen de Antoni Gaudí, en la fachada este de la Sagrada Familia de Barcelona.

¿Dios todavía selecciona hoy?

Sin embargo, muchos pensarán que esos tiempos bíblicos han quedado muy atrás y que desde entonces no ha habido mucha evidencia de selecciones o intervenciones divinas. Se preguntan qué relevancia pueden tener todavía estas historias para una humanidad que cree que está en camino de descubrir las llaves científicas que abrirán las puertas de un paraíso mundial. Al hacerlo, cometen algunos errores de pensamiento graves. Primero, asocian la riqueza material con la verdadera felicidad, basada en la armonía interna, la condición básica para hablar de un paraíso. En segundo lugar, se dejan cegar por la masa de conocimiento que el hombre ha adquirido y sus logros tecnológicos. Olvidan que este progreso material también tiene lados menos hermosos y que la sabiduría de la vida y la conciencia ética son más importantes que saber o poder hacer tanto como sea posible. Tienen tantas posibilidades, con las que los gobernantes de épocas anteriores ni siquiera podían soñar, pero en el diluvio del materialismo que les cae encima, pierden de vista el sentido de su existencia. Desafortunadamente, no se dan cuenta de que Dios todavía está obrando en la historia humana hoy en día, castigando, recompensando, invitando y seleccionando.

Incluso en nuestro tiempo la gente escucha su voz, llamándolos a ser “proféticos” a su manera. Incluso hoy en día, hay muchos “santos” entre nosotros que, generalmente desapercibidos, viven una vida que Dios juzga como “buena” (no en un sentido material, por supuesto, sino desde un punto de vista sobrenatural). Dios los selecciona como continuadores de la ‘evolución espiritual’ iniciada por los ancestros humanos. Fracasaron en su relación con Dios y, en consecuencia, cayeron a un nivel más animal. Pero el Niño representado en la bóveda de la Capilla Sixtina ha venido a enseñarnos cómo levantarnos de ese estado caído. Más de veinte siglos después, todavía nos invita a dar con nuestra actitud de vida el testimonio profético para el que Dios nos ha elegido y así tomar nuestra propia posición evolutiva de “vanguardia”.

Con este fin, nos inspiramos en los ejemplos de personas de tiempos bastante recientes que se demostraron dignos de la selección de Dios (6). Vivieron una vida basada en el amor a Dios + el prójimo + la verdad + la justicia, la fórmula ideal para crear un pequeño “cielo en la tierra”.

IVH

(1) Más sobre esto en el artículo en neerlandés https://forumcatholicum.com/een-test-case-de-adamische-hypothese/ . En francés: https://forumcatholicum.com/un-cas-test-lhypothese-adamique/ .

(2) Esta proposición es defendida y elaborada en nuestra sección “Evolución Creativa”. Ver p. ej.: https://forumcatholicum.com/introduccion/ .

(3) Esta es una anécdota que proviene del padre Daniël Maes, que vive en el monasterio sirio Mar Yakub, del cual publicamos regularmente piezas de sus cartas de contacto.

(4) Más sobre esto en nuestro artículo en neerlandés: https://forumcatholicum.com/god-en-de-wetenschap/ .

(5) Cf. https://forumcatholicum.com/solo-en-el-universo-el-como-y-el-por-que-de-la-vida-en-la-tierra/ .

(6) Se pueden encontrar ejemplos en nuestra sección “Hagiografía”.

Geef een reactie

Vul je gegevens in of klik op een icoon om in te loggen.

WordPress.com logo

Je reageert onder je WordPress.com account. Log uit /  Bijwerken )

Twitter-afbeelding

Je reageert onder je Twitter account. Log uit /  Bijwerken )

Facebook foto

Je reageert onder je Facebook account. Log uit /  Bijwerken )

Verbinden met %s